Argenis Moreno, presidente del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria de la Construcción del estado Bolívar (Sutic-Bolíar), acompañado por Rubén Escalona, concejal de Caroní y secretario de Organización del gremio, considera que las investigaciones que está realizando el Gobierno nacional a la empresa Odebrecht no deben afectar la continuación de las obras que la trasnacional basileña inició en Venezuela.

Las declaraciones las ofrece Moreno ante la preocupación de que se paralicen las labores en la Planta Hidroeléctrica “Carlos Manuel Piar”, conocida como Represa Tocoma, ubicada  en la cuenca del bajo Caroní, en el estado Bolívar.

El dirigente recuerda que este proyecto que inició la constructora, que está siendo investigada por entregar sobornos, estuvo paralizado generando inquietud en los trabajadores del sector, por cuanto se suspendieron los ingresos de personal previstos para el pasado mes de enero.

Ante esto, el máximo líder de Sutic-Bolívar hace un llamado al jefe de Estado, Nicolás Maduro, para que no permita que se paren los trabajos nuevamente en Tocoma, “ya que cuando la obra tuvo un retardo de dos años en su construcción, los trabajadores redoblaron sus esfuerzos y en una actitud patriótica adelantaron su construcción logrando un avance significativo”.

Señala que los retrasos en la hidroeléctrica se traducen en que se dejaron de emplear a mil 500 personas, “lo cual representa un duro golpe para el sector deprimido de la construcción y para los trabajadores que están esperando un ingreso”.

“Esta obra estaba planificada para finalizar en el año 2014 y ya tiene tres años de retraso, y el proyecto incluye la instalación de 2.300 MW para generar una energía media anual de 12.100 GWh. Le solicito a nuestro presidente obrero la reactivación de todas las obras de la construcción del estado Bolívar”, agregó.

Dato

En realidad, de acuerdo a la programación inicial, Tocoma debió estar lista en el 2002 pero incontables retrasos y manejos poco claros en la asignación de los contratos de obras, ha generado un atraso de 15 años y precariedad en el servicio eléctrico nacional.