Joven asesina a su mamá y a dos hermanitos por un apartamento

0
119

Caracas.- Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) realizaron la detención de un joven de 26 años de edad y su novia de 17 años, quienes estarían implicados en el  triple asesinato de una familia perpetrado el pasado miércoles 5 de julio en Caucagüita, municipio Sucre del estado Miranda.

El detenido fue identificado como Anthony Padilla de 23 años de edad quien junto a su novia, una adolescente cuya identidad no puede ser publicada en cumplimiento con lo establecido en la Ley Orgánica de Protección del Niño Niña y Adolescente (Lopnna), asesinaron a la madre del joven, identificada como Belkis Coromoto Padilla Meléndez de 46 años así como a sus hermanos  Alejandro Monteverde Padilla de 10 años  y Richard Eduardo Coronil Padilla de 11 meses de edad.

El caso se detectó el pasado jueves 6 de julio cuando fueron localizados, por jugadores de kickingballl que buscaban un balón perdido, los restos del niño de 10 años en un barranco ubicado a escasos metros de un campo deportivo en el sector Los Bloques Grandes de Caucagüita.

El niño había sido degollado y su vientre había sido abierto por los asesinos, al día siguiente en la misma área encontraron los restos de una mujer.

Inicialmente los casos no fueron relacionados, por lo que se iniciaron las investigaciones para identificar a la occisa y esclarecer los crímenes, ya que se suponía que el niño había sido víctima de un secuestro.

Sin embargo los familiares de Belkis Padilla, aun cuando estaban preocupados por su misteriosa desaparición, no habían relacionado ese hecho con los cadáveres localizados a escasos 200 metros del conjunto residencial donde vivían.

Los familiares inicialmente pensaron que había viajado hasta la casa de su ex pareja, sin embargo el hecho de que no se comunicara con ellos encendió las alarmas y decidieron acudir, dos hermanas de la víctima y su hijo al Cicpc a formular la denuncia.

Fue cuando los efectivos del Cicpc encontraron inconsistencias en las declaraciones del joven, especialmente al observar heridas en los brazos del joven y lo retuvieron, los efectivos llegaron a la residencia de la mujer asesinada y al realizar pruebas de luminol en la casa y se encontraron con que en el apartamento marcado con el número 306 de la torre cuatro había rastros de grandes cantidades sangre.

Ante las evidencias el hombre confesó que había asesinado a su mamá y a sus hermano, mientras que su novia adolescente estranguló al más pequeño de los niños.

Luego lanzó los cuerpos al fondo de un barranco de unos 100 metros de profundidad.

El cadáver del más pequeño de los niños fue localizado el miércoles 12 de julio.

La razón de la masacre

En relación a las razones del asesinato múltiple, la versión que cobra más fuerza está relacionada con la intención de quitarle el apartamento a la mujer.

El inmueble había sido heredado de su madre quien había fallecido hace cinco años y al parecer era motivo de constantes disputas en el seno de la familia.

Otra hipótesis apunta  a que el ataque se produjo debido a relaciones fallidas en el grupo familiar, el joven había tenido muchos problemas con su madre y habría llegado a agredirla físicamente.

En relación al victimario, vecinos y familiares coinciden en señalar que se trata de una persona solitaria, de poco hablar, “no compartía con mucha gente, él tuvo un grupo de amigos, pero desde hacía tiempo se la pasaba solo en compañía de su pareja a la que conoció a través de las redes sociales”.

Confusión 

El caso estuvo a punto de ser cerrado, cuando familiares de un niño de 8 años quien tenía un mes desaparecido, identificaron los restos mortales que reposaban en la morgue de Bello Monte de uno de los pequeños asesinados, como los correspondientes a los de su hijo, un error en el que habrían incurrido debido a que los antropólogos del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) no realizaron la comparación del cadáver debidamente y presionaron a la familia para que aceptara los restos en descomposición como los de su hijo.

Sin embargo la tardanza de un día en conseguir los recursos para realizar el sepelio hizo que la noticia sobre la muerte publicada por la prensa fuese leída por trabajadores de un albergue del Instituto Autónomo Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (Idenna) quienes identificaron al niño que tenían bajo su resguardo como el hijo de quienes creían que habían encontrado su niño muerto y se comunicaron con la familia para que fuesen a buscar al pequeño al albergue de Los Chorros.

Esta situación además generó confusión entre los parientes de la familia asesinada, quienes creyeron que los restos localizados en Caucagüita eran los de ese niño perdido y no se imaginaron que se trataba del cadáver de su sobrino de 10 años de edad.

Los sepultarán juntos

En medio de grandes muestras de pesar, familiares accedieron a conversar con la prensa sobre la situación e informaron que los tres cuerpos serán sepultados juntos, “aun no nos han entregado los cuerpos, están en investigaciones de ADN para que no hayan confusiones, pero en lo que estén listas las pruebas, nos entregarán los cadáveres y realizaremos una ceremonia para que los tres cuerpos sean sepultados juntos, como siempre estuvieron juntos y no se separaban para nada, lo mejor será que ellos reposen en su descanso final juntitos”, dijo un tío de los pequeños.