El sector transporte sostiene una reunión en estos momentos con representantes de la alcaldía de Caroní, debido a que no están cobrando los 150 bolívares de pasaje que establece la Ordenanza Municipal de Transporte sino de 300 bolívares en adelante.

En la parroquia Unare los transportistas hicieron una operación Morrocoy y dejaron de prestar el servicio, mientras en San Félix, ocurrió lo mismo.

Por ello, los fiscales de tránsito, acompañados por comisiones de la GNB comenzaron a multar a los transportistas que cobraban más de la tarifa señalada por la Cámara Municipal.

Los voceros de los transportistas alegan que el gobierno municipal, regional y nacional no les ha cumplido con las proveedurías de repuestos y equipos para los transportes públicos.

Señalan además que entre el matraqueo y la inseguridad, prestar el servicio de transporte público ya no es rentable.

Ahora bien, del lado de los usuarios, estos reclaman que las unidades de transporte público siempre van más allá de la capacidad establecida, es decir la gente guinda como cambures.

Cobran lo que les da la gana. Hacen la ruta como les parece. Por ejemplo vienen desde Sierra Parima hasta la esquina caliente de Unare y allí anuncian que no siguen hacia Puerto Ordaz.

Hay muchas unidades viejas prestando el servicio

Cuando todos los pasajeros se han bajado, el transportista vocea que va a Puerto Ordaz y que el pasaje son 300 bolívares. Así pues la gente vuelve a tomar la misma unidad pero tiene que pagar más pasaje.

Claro habrá quienes digan qué se compra con 300 bolívares multiplicado por 4 dos pasajes de ida y dos de venida y ciertamente el problema es de fondo no de forma.

Transporte del Estado

Ahora bien, el gobierno nacional le compró a China todos los autobuses Yutong que pudo.

Llenó el país de unidades cortas y largas, llamadas acordeones que tenían dos ventajas, una contaban con aire acondicionado, algo maravilloso en un país caribeño, y permitían el uso de una tarjeta para pagar el pasaje.

Pero ni así ha podido resolver el problema de transporte público, por lo menos no en el estado Bolívar, donde la vialidad es un desastre, a pesar de los 17 años de gestión chavista (no le pueden echar la culpa a más nadie); las rutas las definen usuarios y transportistas según su real entender; no hay estaciones de transferencias en una ciudad cuyos sectores están muy alejados unos de otros y no hay ningún sistema de transporte masivo.

A eso hay que sumar la crisis y la falta de sindéresis de quienes desde el ayuntamiento manejan el área que consideran se debe resolver el problema quitándole las unidades de transporte público a quienes hacen el sacrificio de ser  transportistas en una ciudad donde la mitad de los sectores no tienen acceso vial decente por lo que la gente tiene que sufrir y pasar trabajo para demostrar su amor a la patria.

Sólo hay que mencionar un ejemplo: En Puerto Ordaz, Toro Muerto que tiene como 25 años esperando una vialidad que permita el paso de autobuses, buses, busetas, y de camionetas mal llamadas perreras.

En San Félix, cualquier barrio hacia el Rosario por ejemplo es una demostración de la falta de consideración con la gente.

Unidades muy viejas

Otro detalle del sector transporte es la cantidad de unidades viejas que circulan, sobre todo “perreras”, lo que hace que uno se pregunte: ¿Y la cantidad de créditos otorgados por el gobierno para los transportistas eran falsos? ¿O se los quedaron unos vivos que prestan servicios en otras áreas? ¿Alguien ha intentado ir a buscar un autobús, Yutong, Encava, un crédito en Fontur o como se llame ahora? Por experiencia les digo que quienes están al frente de las asociaciones de transportistas, aunque la gente llegue con el dinero y sin otra intención que trabajar, se encargan de maltratar a ese pequeño empresario que quiere tener acceso al crédito o a la unidad para correrlo, aunque el estacionamiento donde queda la oficina esté lleno de autobuses Encava, microbuses o Yutong.

Eso será lo que justifica que haya tantas unidades viejas: NO se puede tener acceso a las nuevas a pesar de los anuncios con Bombos y platillos, del ciudadano presidente Nicolás Maduro Moros.

A menos que el ciudadano tenga que ser a juro y porque sí, chavista, leninista, comunista y patriota para obtener ese beneficio. Bueno, será¡!!!!