Además de horror y devastación, Harvey dejó tras de sí, historias de vida en los habitantes venezolanos de varios sectores de Houston, que fueron testigos de su fuerza, y que aún siguen viviendo las afectaciones del clima, pues su furia no termina.

“Este es el segundo huracán al que he sobrevivido; es más fuerte que cualquier otro que haya pasado en los últimos años en Texas”, dice el señor Roberto Viso, venezolano, administrado y trabajador independiente, residenciado en Houston, al tiempo que afirma, que existen demasiadas urbanizaciones inundadas.

“En varias zonas no hay electricidad y hay muchos condados en donde los niveles bajos de los edificios, están sumergidos por completo bajo el agua”, destacó, relatando que “hay muchas familias venezolanas que quedaron incomunicadas en la zona de Sugar Land, ciudad ubicada en el condado de Fort Bend.

Pese a lo angustiante de la situación, Viso afirma que la respuesta de las autoridades y del gobierno para atender el desastre, fue rápida. “Mejor que la del último siniestro sucedido en el año 2008. El gobierno y los habitantes de Houston, realizaron un trabajo excelente. La respuesta a los rescates ha sido efectiva pues hay muchos civiles prestando ayuda”.

Nilda Cañizales, venezolana residente en Houston, se refiere a una laguna para describir la situación de la ciudad. “No hay carreteras y no deja de llover. Pareciera que el cielo se estuviera cayendo. No hemos visto el sol desde el jueves pasado” al tiempo que recuerda la tragedia de Vargas. “Viendo tanto dolor de la gente que pierde sus cosas, quienes vivimos en Houston sentimos mucho pesar por este desastre natural que nos recuerda el deslave de La Guaira en 1999. Es la misma sensación aunque los venezolanos estamos pendientes unos de otros para colaborar, ayudar a los necesitados”, relató.

El peligro no termina todavía

Entre los destrozos dejados por Harvey a su paso por Houston, se cuenta la rotura de un dique, en el área de Columbia Lakes, al sur de la ciudad, producto de las inundaciones provocadas por la tormenta, que obligó a las autoridades a solicitar a los residentes, el desalojo inmediato del sector, con un tajante mensaje: “El dique en Columbia Lakes se rompió. Salga ahora”, dijo el gobierno del condado de Brazoria, vía Twitter.

Meteorólogos pronostican que la tormenta tropical está cercana a tocar tierra al suroccidente de Luisiana, tras pasar por Texas y regresar al golfo.

Roger Erickson, meteorólogo, dijo que se prevé que tocará tierra en la parroquia Cameron y lloverá entre 10 y 20 centímetros. También pronostica lluvias intensas en Nueva Orleáns, hacia Pensacola y vientos de hasta 70 km/h en zonas costeras y de hasta 55 km/h en Lake Charles. Erickson advierte, que algunos ríos no podrán drenar las aguas, porque los vientos de Harvey impulsan la marejada hacia las aguas costeras, lo que agravará las inundaciones.

Las cifras de Harvey

El Ejército de Salvación dotó más de 5.000 comidas en la zona de Houston, desde que comenzaron las inundaciones. Instaló 42 unidades móviles capaces de proveer 1.500 comidas diarias, cada una. Envió dos cocinas de campaña a personal de emergencia y sobrevivientes de la inundación. Además, instaló puestos en diversos lugares para coordinar las tareas de socorro, incluyendo San Antonio en Houston.

Entre el viernes al mediodía y el lunes, cayeron 125 cms de lluvias, anunció este martes, el Servicio Meteorológico Nacional. En cuanto a decesos, Harvey causó tres confirmados oficialmente. La cifra de afectados según la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) es de unas 30.000 personas, contabilizadas en refugios y unas 450.000 podrían necesitar ayuda de emergencia./El Universal