El café es considerado como una de las mejores opciones para degustar en reuniones de negocios, en compartir con los amigos o para acompañar en una buena charla familiar.

Sin embargo, los constantes aumentos del kilo del café molido, que supera los 20 mil bolívares y de la azúcar en 18 mil bolívares, ha influido a que los amantes de la cafeína reduzcan su consumo y que la interacción social en compañía de esta bebida caliente pase a segundo plano.

Costo del cafecito

En un recorrido por varias cafeterías, panaderías y negocios que ofrecen este producto, se constató que un simple “guayoyito” oscila entre los 600 y 1.800 bolívares.

No obstante, los comerciantes informales lo venden entre 500 y 700 bolívares, sin embargo, los usuarios aseguran que la calidad no es la misma de antes, que a veces éstos son “pura agua”

El dueño de una cafetería en San Félix  aseguró que ha aumentado cada una de las presentaciones del café, 4 veces en lo que va de año, por el constante sobreprecio de la materia prima.

Los ciudadanos que acostumbraban a tomarse su cafecito en las mañanas o en las tarde, ya han perdido el hábito y no es porque no lo deseen, sino por necesidad, pues alegan que “hay que ahorrar”.

El café con leche pequeño tiene un costo de 3.500 bolívares, el mediano en 5.000 mil bolívares y el grande en 8 mil.

Por otro lado, el café frío se encuentra en las principales cafetería de la ciudad en 15 mil bolívares, un gusto que pocos se atreven a dar.

Nescafé

Otra de las opciones preferidas de los “cafeteros”, son las distintas presentaciones que tiene la empresa Nescafé; el late, late vainilla, capuchino y mocachino, son algunas de sus versiones más buscadas.

Estos se encuentran en los diferentes locales, entre los 6.500 y 7.000 mil bolívares, cuando a principio de año valía 1.200 bolívares.

Bajan las ventas

Por otro lado, los propietarios de las cafeterías y los vendedores informales coincidieron que las ventas del café han disminuido. Señalaron que las “reuniones informales” se han reducido, “el sentarse a tomar un café con un viejo amigo, ya no se ve muchos en estos tiempos”.EDG