Los trabajadores del sector aluminio realizan en estos momentos una protesta tipo operación morrocoy. Salieron desde muy temprano desde la redoma de Otilio e hicieron el recorrido por la avenida de Los Trabajadores. Pretenden llegar hasta el elevado de Alcasa en donde llevarán a cabo un acto de masa.

Sólo que allí los están esperando los equipos antimotín de la Guardia Nacional Bolivariana y los compatriotas chavistas trabajadores de las distintas empresas básicas del sector aluminio.

Los efectivos de la GNB están vestidos con su correspondiente equipo antimotín y los camaradas del chavismo de rojo, rojito.

El reclamo que hacen los trabajadores es el asunto del tabulador. Y es que en el contrato firmado a mediados de este año, claro nadie ha visto ni un acta de ese procedimiento, aquello fue una reunión entre amigos, los ministros del trabajo, de la secretaría de la presidencia, de finanzas, de empresas básicas; el procurador general de la república, los presidentes de las empresas y los jefes de los sindicatos.

Pero como todos son amigos, decidieron que con la palabra bastaba. Sí, chichi, eso en Estados Unidos, en Venezuela ni siquiera un documento notariado es suficiente para que se honre un compromiso.

La lógica indica y si este es un gobierno obrerista, así debería ser, que al momento de firmarse el contrato, al mes se designa la comisión que tiene que ver con el asunto del Tabulador y luego que se construye toda la estructura salarial con base al aumento conseguido sobre la escala del Tabulador, se comienza a pagar ese aumento según el Tabulador, con su correspondiente retroactivo que corre a partir de la firma del contrato.

Pero claro si no hay un documento que avale la firma del contrato ¿De qué se está hablando? Porque si es cierto, allí estuvo el Procurador pero eso no es concluyente, sin papel de por medio.

En fin, vamos a ver qué ocurre. El gobierno cree, sin que nadie me lo haya dicho, que la protesta se enmarca dentro de la actividad electoral y que eso lo sabía el Jefe del Estado, Nicolás Maduro, anoche cuando dijo que la oposición preparaba una agenda violenta a propósito de las elecciones. Sólo que la lógica indica, también, que el que va a ganando no se roba el juego.