Las mascotas desarrollan un vinculo muy especial con sus dueños, especialmente en épocas de vacaciones, ya que durante ese tiempo disfrutan y comparten múltiples actividades, produciéndose vínculos emocionales entre ambos, por lo cual  una vez que se retoman las actividades escolares es importante que las mascotas puedan desarrollar actividades que le permitan mantenerse activo y evitar el sentimiento de soledad  y tristeza que puedan causarle una depresión.

Los perros, particularmente, son animales muy sensitivos capaces de reconocer,  interpretar y experimentar  emociones como el estrés y la ansiedad.  

A juicio de los especialistas es importante que los dueños de las mascotas inicien un plan de entrenamiento, con actividades que pueden ejecutar solos, antes de iniciar las actividades escolares o laborales.

Una vez que el animal esté habituado bajo supervisión, se recomienda probar con breves ausencias, hasta que logre su adaptación. Dentro de las actividades que podrían contemplan el plan de trabajo destacan:

Limitar el espacio donde permanecerá el tiempo que se encuentre solo en el hogar, el cual debe ser seguro, cerrado,  como por ejemplo: un baño grande, la cocina, el lavandero, además debe estar  libre de objetos que al  morder  le puedan producir algún daño para su organismo.

Si el animal permanecerá solo por un tiempo mayor a las tres horas, es importante acondicionarle parte del espacio como baño de emergencia con hojas de papel periódico o trapos para limpiar el piso.

Generalmente las mascotas, especialmente los caninos, se identifican con objetos o juguetes, convirtiéndolos en sus preferidos para morder, siempre y cuando sean difíciles de destruir a fin de evitar ingiera alguna partícula que pueda comprometer de forma grave su salud o estado físico.

Es aconsejable que los  juguetes preferidos estén destinados para esos momentos,  ya que la mascota les prestará mayor atención y valorará su presencia, tales  como: pelotas grandes de goma, trenzas de soga dura, huesos de cuero, cojín o almohadón grande.

También puedes enseñarle a morder otros objetos como manzanas, las cuales en principio las tratará como pelotas y luego se dará cuenta que puede comérsela. Así como helados preparados con frutas, leche o yogur. También se le puede colocar unos pedacitos de embutidos en botellitas de plástico sin tapa.

El Buzón

¿Cómo evitar la depresión en mi mascota a la hora de retomar una nueva rutina?

No es fácil evitar una depresión en una mascota por el regreso a clases. Ante todo se debe estar muy pendiente de los cambios de conductas; de sus hábitos alimenticios, porque muchas veces dejan de comer, o simplemente pueden dormir más de lo normal. Para que esto no suceda, es recomendable entrenar al canino, por lo menos 15 días antes de que se culmine la temporada vacacional, para que así, comience a adaptarse nuevamente a la rutina, y no sea un choque tan fuerte el estar solo en casa.

¿Qué debo hacer si mi mascota ya presenta síntomas de que está deprimida?

En primer lugar, debes llevarla al veterinario para realizar un chequeo médico y verificar que todo esté normal con los exámenes de rutina que le realizarán.

Debes prestarle mayor atención con cariños, juegos y ofrecerle su alimentación preferida.

Colócale una camisa sucia (que contenga el olor del niño) para que lo recuerde cuando esté solo.

Si eres una mamá que trabaja en casa, puedes invitarlo a que te acompañe en todas las labores de la casa.

¿Dura mucho tiempo la depresión  mientras los niños están en el colegio?

La respuesta es no. Al principio será muy difícil para la mascota acostumbrarse a la ausencia de los niños, pero poco a poco se  adaptará a que los niños llegarán a una cierta hora del día, y de seguro, en el tiempo que éstos no se encuentren en casa, comenzará a distraerse con los juguetes que le dejen a su alcance.

Es decir, va a llegar un momento de su vida que el canino tomará su rutina perruna con total normalidad, lo que le permitirá y ayudará para que el tiempo se le pase más rápido. EU