Un desertor norcoreano declaró al Congreso estadounidense este miércoles que una revuelta en su país podría provocar el colapso del régimen de Kim Jong-Un, al tiempo que advirtió contra una intervención militar extranjera.

“Aunque en la superficie Kim Jong-Un parece haber consolidado su poder a través de este reino del terror, simultáneamente existen grandes e inesperados cambios que tienen lugar en Corea del Norte”, dijo Thae Yong-Ho, uno de los más altos funcionarios en haber desertado recientemente.

El ex viceembajador ante Reino Unido, que huyó a Corea del Sur en 2016, explicó a la comisión de Asuntos Exteriores de la cámara baja estadounidense que “el libre mercado está floreciendo” en Corea del Norte, pronosticando que sus habitantes irán olvidando el sistema económico estatista.

El testimonio de Thae ocurre en momentos de tensiones crecientes los países occidentales y Pyongyang por sus pruebas nucleares y misilísticas.

El ex diplomático dijo millones de funcionarios públicos y militares norcoreanos dependen de “sobornos y malversación de bienes públicos” para sobrevivir y que los ciudadanos burlan la propaganda estatal viendo películas surcoreanas ilegales, debilitando el control del régimen.

“Estos cambios (…) hacen más posible pensar en una rebelión civil en Corea del Norte mientras más y más personas gradualmente se informan sobre la realidad de sus condiciones de vida”, dijo.

Ante los legisladores, Thae llamó a continuar los esfuerzos por contrarrestar la propaganda oficial en Corea del Norte, pero advirtió contra un conflicto militar.

“Es necesario reconsiderar si hemos tratado todas las opciones no militares antes de decidir que la acción militar contra Corea del Norte es todo lo que nos queda”, dijo.

“Debemos ver el sacrificio humano de esta opción militar”, añadió. EN