Caracas.- El 31 de octubre las compañías telefónicas privadas del país anunciaron el incremento de sus planes y servicios, en vigencia a partir de este jueves, 1 de noviembre.

En sus portales web publicaron los nuevos precios, los cuales ubican el aumento entre un 500% y 1.000%.

En el caso de Movistar, el Plan Full 3.3 que contiene 1.1 Gb, 1.200 mensajes de texto y 1.100 minutos pasó de costar de Bs 2.500 a Bs 37.000.

Por su parte, Digitel publicó en su página web la lista de los planes con su nuevo precio, ubicando su paquete más costoso en Bs. 33.600, el cual es el Inteligente Plus 2.1 que contiene 2.150 Gb, 1.000 minutos y 1.000 mensajes de texto.

Aunque la estatal Movilnet no ha hecho el cambio oficial en su página web, hay una imagen divulgada en las redes sociales que muestra cuál sería el incremento de sus tarifas mensuales, ubicando los planes de mayor valor todos en Bs 12.142,81, los cuales son: en prepago, “Intelidatos” de 3.5 Gb; en pospago el “Plan 4G LTE 3.5” y el plan de datos “Mega datos ilimitados”.

Expertos en el área han declarado a medios digitales que efectivamente el Gobierno aprobó esos nuevos precios. Las telefonías han argumentado constantemente que las tarifas son muy bajas para sustentar los servicios que requieren las compañías.

Incluso aseguran que la estatal Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv) también ha considerado el incremento de las tarifas, ubicándolo entre un 500% y 1000% aunque no se ha pronunciado al respecto.

Hasta el momento, el Gobierno no ha puesto objeción al aumento. Cabe recordar que las empresas telefónicas no aumentaban los precios desde el año 2015 y los incrementos que intentaron hacer fueron suspendidos por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) y por la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) debido a que el presidente de la República, Nicolás Maduro, no los había aprobado.

Estas instituciones no solo ordenaron suspender las alzas de precios sino que les exigieron a las compañías devolver el dinero a sus clientes si ya les habían cobrado las nuevas tarifas. EU