De acuerdo a estudios técnicos y meteorológicos, todas las condiciones están dadas para proseguir al pie de la letra con el programa establecido por CORPOELEC para aliviar agua del lago de Guri hasta el próximo mes de enero, con el objeto de mantener en óptimos niveles los embalses de las Centrales Hidroeléctricas Simón Bolívar (Guri), Antonio José de Sucre (Macagua), Francisco de Miranda (Caruachi) y Manuel Piar (Tocoma), ubicadas en el Bajo Caroní, para garantizar las condiciones de seguridad, operatividad y la generación de más del 70 por ciento de la electricidad que requiere el país.

Así lo dio a conocer el Gerente Regional de Despacho Guayana de la Dirección General del Centro Nacional de Despacho  (CND) de esta empresa eléctrica, Ramón Gerdez Urabac,  quien indicó que la temporada de alivio del lago de Guri se inició el pasado mes de julio y se estima que culmine el próximo mes de enero 2018, ya que los niveles del embalse se encuentran en su máxima cota. Esta operación permite además mantener los embalse de Tocoma, Caruachi y Macagua, que se ubican aguas abajo, en sus niveles óptimos, destacó.

Precisó que “gracias a los aportes al embalse Guri por encima del promedio histórico y la aplicación de las medidas operativas para preservar el nivel del mismo, han permitido alcanzar el nivel máximo de operación que es de 271 metros sobre el nivel del mar (msnm) en el embalse. Con el objetivo de no superar este nivel por medidas de seguridad, y debido a que no ha concluido el período de lluvias, CORPOELEC continúa con el programa de alivio que se inició a mediados de este año, para mantener los niveles que permitan la adecuada operación en cascada de las Centrales del Bajo Caroní (Guri, Tocoma, Caruachi y Macagua)”.

Gerdez Urabac indicó que la regulación del nivel de Guri se continúa realizando de acuerdo a los caudales de aportes al embalse y se estima que el programa de alivio concluya durante los primeros días del próximo año. Luego aclaró que las represas están en completo estado de operatividad y seguridad y se está cumpliendo con los manuales de procedimiento y de protocolo establecidos para ejecutar el programa de alivio de sus respectivos embalses para mantener los niveles requeridos y evitar un déficit de energía en los próximos años.

Dijo que se mantiene un centro de coordinación de alerta temprana, integrado por especialistas de CORPOELEC y Protección Civil, con la finalidad de evaluar permanentemente las maniobras que se realicen en las compuertas de los aliviaderos. El objetivo es que todas las operaciones de alivio aguas abajo se den como debe ser de acuerdo a los protocolos establecidos y aprobados.

Por su parte, Pedro Rivas Trías, Jefe del Departamento de Gestión Ambiental de Cuencas, de la Gerencia de Ambiente, Seguridad e Higiene Ocupacional Región Guayana, ratificó que este año los aportes de caudales del río  Caroní superaron el promedio histórico en lo que va el año, resaltando que en el mes de Julio se alcanzó un máximo de 17.500 m3/s  siendo el segundo máximos registrado desde el año 1950, permitiendo alcanzar la cota máxima de operación en el embalse Guri. Se espera que los caudales de la cuenca del Caroní en los próximos meses se ubicarán por encima del promedio mensual asociado a la alta probabilidad (entre  55 al 65 %)  de que ocurra el  fenómeno de La Niña  durante el otoño e invierno 2017-2018 en el hemisferio norte.

En vista de la continuidad del programa de alivio, CORPOELEC hace un llamado a la ciudadanía en general y especialmente a las comunidades ubicadas en las márgenes de los ríos Caroní y Orinoco, a los usuarios de instalaciones ubicadas en estas zonas, así como a las operadoras navieras y de deportes acuáticas, a fin de que tomen las precauciones pertinentes para resguardar su seguridad, ya que durante el tiempo que se esté aliviando se incrementan los caudales y la velocidad de las corrientes de agua. Prensa Corpoelec