Leonardo Daddazzio creó la escuela de los Sommeliers en Venezuela. Tiene aulas en Ciudad Guayana, en Caracas y en Mérida. Ha llevado su trabajo por el mundo y en el Caribe, en Aruba es muy conocido por su trabajo.

Este sábado presentó a la prensa en la sede de la Enoteca en la avenida Las Américas, de Puerto Ordaz, su primer libro sobre el vino: Vini Vici Vidi.

Junto a su padre Ercole Daddazzio habló con los periodistas sobre lo allí escrito, trabajo que le llevó cuatro años de su vida pero donde hay anécdotas, recomendaciones, historia universal sobre el yantar, el vino, el maridaje, como dicen los expertos, entre lo que se come y lo que se debe beber.

Leo es un hombre suave, desenfadado pero con mucha pasión por la comida y la bebida. En estos tiempos de crisis admite que no ha sido fácil pero al venezolano y al guayanés siempre le ha gustado comer con un buen vino o un buen licor al lado.

Cree que la mezcla de nacionalidades en Ciudad Guayana, más de 65 llegó a haber en esta Tierra de Gracia en algún momento entre 1970 y 1990, impulsó el consumo de vino en la zona y por supuesto le permitió a él ver un nicho de negocio que se ha mantenido hasta ahora y que es referencia en el país.

Ahora Leo decidió plasmar en palabras parte de lo que ha aprendido, descubierto e inventado en el campo de la cata del vino.

Gracias al consumo de la bebida de la uva, nació la Enoteca, gracias a la Enoteca nace la Escuela de Sommeliers y ahora nace este libro Vini Vici Vidi que en 120 páginas cuenta muchas cosas.

Pero un Sommeliers no es simplemente la persona que recomienda el vino que se debe consumir con tal o cual comida. En la historia universal el sommeliers era la persona que los señores feudales llevaban para que estuviera pendiente del vino que se iba a consumir cuando tenían que salir de cacería o hacia otras villas feudales y como el vino no lo vendían en las esquinas, cada quien tenía que llevar sus barricas.

Hoy es una profesión  glamorosa y muy solicitada y en eso Leo es toda una referencia que se asienta con su libro.  A quienes estén interesados lo pueden adquirir en la misma sede de la Enoteca y en las Librerías Latina. CC