Margarita.- Sin importar la intensa lluvia que abrió este martes en la isla de Margarita, habitantes de un popular sector aledaño a la autopista Juan Bautista Arismendi, que conduce hacia el aeropuerto Santiago Mariño y terminal de ferrys, cerraron la vía desde primeras horas de la mañana.

La vía fue obstaculizada con troncos, impidiendo el paso de vehículos. La Policía Nacional Bolivariana (PNB), llegó al lugar pero los habitantes se negaron a retirarse, alegando estar en su derecho de dar a conocer la grave situación que enfrentan por la falta de comida y el incumplimiento que les hicieran personeros del gobierno municipal durante las recientes elecciones.

Quienes se movilizaban en transporte público debieron bajarse de las unidades y pasar el trecho caminando, mientras que los vehículos particulares optaron por devolverse para evitar cualquier situación de riesgo.

Una de las madres que protestaba en el sitio expresó que “cómo es posible que el Presidente dice una cosa y la gente no le cumpla, o es el mismo Presidente que está engañando a la gente, o simple y llanamente lo hizo para ganar todas las alcaldías que querían. Eso era todo lo que querían, burlarse del pueblo, el Presidente se burla del pueblo. La gente está pasando necesidad, cómo es posible que no tengamos para dar a nuestros hijos y nuestros nietos unas navidades buenas, ni un Niño Jesús”.

El gobernador del estado, Alfredo Díaz, también llegó al sitio a las 9:45 de la mñana, pero la gente dijo que no les interesaba su presencia porque quien les pidió votos fue el alcalde y no él, por lo que ninguna de las autoridades logró levantar la protesta.

“El 23 recogieron nombres para los juguetes de los niños, pero nos engañaron con eso, igual que con la pintura, con los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) y con el pernil. Tenemos 18 años viviendo allí y es un desastre. Cuando vienen las elecciones ponen a gente que nos consulte y después mandan a quitar todo, no dejan nada. En vez de una urbanización todo es un rancho”, se quejó otro habitante.

También la noche de Navidad en Margarita se reportó una situación irregular. Los medios reseñaron que un masivo grupo de personas se apoderaron de más de tres toneladas de embutidos, tras forzar el galpón de depósito de las empresas Alimentos Dapre y Alimentos Peziosi.

De acuerdo a uno de los gerentes, las pérdidas fueron millonarias ya que además de los alimentos, la muchedumbre cargó con equipos de alto costo.

En ambas protestas los ánimos han estado sumamente caldeados. En el ingreso violento a los referidos galpones, la Guardia Nacional (GN) debió controlar la situación disparando bombas lacrimógenas, pues la Policía Municipal de Mariño fue repelida a pedradas por los manifestantes.

También se conoció que en la madrugada del 23 de diciembre robaron otro lote de alimentos a la empresa ServiPork, ubicada en Porlamar. EU