Una situación irregular en una panadería de la avenida Atlántico se presentó hace como media hora. Al principio quienes estaban allí pensaron que era un intento de saqueo. Después se dieron cuenta que era un intento de robo donde seis delincuentes pretendían robar en la panadería pero uno de los dueños sacó un armamento mientras alguien avisaba a la policía.

Pero como hay una especie de inestabilidad social, producto de la falta de confianza en la gestión pública, de incertidumbre y de silencio, cualquier cosa hace que la gente corra, grite o se asuste.

Al final llegó la policía y detuvieron a uno de los presuntos delincuentes y se escribe presunto porque se está por determinar si era robo o saqueo, que aunque es lo mismo en el caso de saqueo hay destrucción de la propiedad privada, además del robo.