En el reino de los “boliburgueses” salen a relucir varias misses

0
123

Desde el pasado fin de semana, la belleza de las mujeres venezolanas ha tenido papel preponderante en las redes sociales y no es por haber alcanzado un nuevo título mundial, sino por el bochornoso escándalo protagonizado por varias exreinas.

Todo comenzó cuando la Miss Anzoátegui 1997, Anarella Bono (casada con un exedecán del difunto Hugo Chávez), acusó a varias exmises y periodistas de ser unas “enchufadas” y tener relaciones de diversas índoles con allegados y empresarios ligados al gobierno.

Luego de que una cuenta de farándula publicara varias fotos que vinculan a Zoraya Villarreal (finalista del Miss Venezuela 1995) directamente con uno de los más prominentes miembros de la llamada boliburguesía: Diego Salazar, primo del exministro de Petróleo Rafael Ramírez, acusado por blanqueo de capitales en Andorra. Villarreal es la directora de la fundación Diego Salazar.

Bono salió en defensa de su amiga y aprovechó la oportunidad para responder a las acusaciones que la señalan a ella y a Debora Meniccuci, esposa del actual presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno, de ser unas “enchufadas”.

“Todas son unas zorras y aquí todo el mundo las alabas. La arrechera que me da es que las únicas enchufadas somos nosotras. Cuerdas de bipolares”, fueron los primeros zarpazos que dio Bono.

Todas las acusaciones realizadas por la exmiss Anzoátegui fueron avaladas por la  Miss Venezuela Mundo 2008, Hannelly Quintero, señalando que muchos serán los que queden “decepcionados” cuando salgan a la “luz pública todas las involucradas con la fundación de Diego Salazar.

“Ahora vez en su Instagram (haciendo referencia a Stefania Fernández, Miss Universo 2009) cortándose las venas porque según le duele su país, ah pero antes de la boda y que metieran al hombre preso vino buscó su gran sobre en dólares como regalito de bodas”, afirmó Quintero.

Varias son las coronadas como las mujeres más bellas del país que salieron a relucir en este caso, entre ellas la exMiss Venezuela 2010, Vanessa Goncalvez, su par Stefanía Fernández, la Miss Venezuela Internacional 2011 Blanca Aljibes, y la Miss Venezuela Mundo 2015, Anyela Galante.

A esta última Anarrella Bono la acusó de ser una “enchufada” que mantiene vínculos con la estatal Cementos de Venezuela y la aerolínea Conviasa.

Además, en los señalamientos salió a relucir la profesora de pasarela de las misses y suplente de Osmel Sousa al frente del máximo certamen de la belleza nacional, Giselle Reyes, a quien Miss Costa Oriental 2015, Annie Fuenmayor, dijo que para nadie “es un secreto” lo que hace la experta en pasarela con las candidatas del concurso; en abierta referencia a que “comercializa” con las concursantes.

Durante todo este mar de acusaciones varias fueron las señaladas que decidieron limitar sus cuentas en las redes sociales, para que las personas no pudiesen comentar nada.

Por su parte, la periodista y ganadora de un Emmy Angie Pérez, aseguró que todo lo que gira en torno al primo del exministro de Petróleos es “muy fuerte”, pues a su juicio cada reina de belleza que se involucró de una u otra manera a la fundación Diego Salazar “le pagaban con un Rolex. Y luego venía todo lo demás si la chica le gustaba a algún apoderado: carros, apartamentos, lujos… que asco”.

El segundo round

Además, la periodista Angie Pérez acusó a la animadora de Televen de haber logrado a través de sus vínculos un apartamento, “la intención de comprar una casa con vista al lago y a los campos de golf del Hialeah Country Club junto con su testaferro Sara Coello, sus negocios con Aldo Bono, tanto en Miami, Panamá, Ciudad Bolívar y Puerto La Cruz”.

Anarella Bono tampoco se quedó callada y soltó nuevas acusaciones, donde implicó a la periodista Rocío Higuera de ser una “enchufada” a través de una relación con un hombre casado.

Higuera tampoco se quedó callada y respondió a las acusaciones de Bono diciéndole que tiene “un historial bastante gordo”, refiriéndose a los vínculos de la animadora de Televen con la corrupción de la boliburguesía.

Mientras todo esto ocurre no podemos olvidarnos de Claudia Suárez, quien fue electa en el 2006 como la segunda mujer más hermosa del país, es señalada por su vinculación en el caso de legitimación de capitales por parte de Salazar y otros personeros del gobierno en Andorra. Tal Cual Digital