¿Qué pasaría en Venezuela si Chávez estuviera vivo?

0
79

¿Qué pasaría en Venezuela en estos momentos si Hugo Chávez estuviera vivo? La pregunta se hace en el marco de la situación de Lula Da Silva en Brasil quien podría ingresar a prisión la próxima semana.

El expresidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva ganó este jueves una importante batalla legal en su intento por competir en las próximas elecciones presidenciales de octubre.

Lula fue condenado a 12 años de cárcel por cargos de corrupción y enfrentaba la posibilidad de ser arrestado el lunes.

Pero el Tribunal Supremo de Brasil decidió por 6 votos contra 5 que el expresidente permanezca libre hasta al menos el 4 de abril próximo, cuando emitirá una decisión final en su análisis del “habeas corpus” solicitado por la defensa para evitar su encarcelamiento inmediato.

Lula es acusado de cohecho con la transnacional brasilera Odebrecth.

La justicia de Brasil fue contundente: “Existen pruebas claras de corrupción cometida por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien deberá cumplir 12 años y un mes de prisión, según determinó un tribunal federal de apelaciones este miércoles”.

La sentencia del tribunal en Porto Alegre fue emitida de forma unánime por sus tres miembros y amplía la condena de primera instancia, que pedía nueve años y seis meses de prisión para Lula.

Sin embargo, desde aquella primera condena del juez Sergio Moro por corrupción y lavado de dinero contra Lula por recibir un apartamento en la costa como soborno de la empresa constructora OAS, el expresidente mantiene un nivel de popularidad asombroso en su país.

 

¿Corrupción en Pdvsa?

Ahora bien en Venezuela se vive una situación similar con la investigación que se le sigue a Rafael Ramírez, hombre fuerte del régimen hasta que expresó públicamente interés en ser candidato presidencial.

Ramírez era de absoluta confianza de Hugo Rafael Chávez Frías, mientras estuvo vivo.

Tan era del círculo pequeño del presidente fallecido que estuvo más de 12 años vinculado a la principal industria del país: Pdvsa.

Ahora bien, Rafael Ramírez, según el gobierno actual, mantuvo un entramado de corrupción en la industria petrolera con familiares y amigos (parece que nadie del gobierno, sí creemos que las vacas vuelan).

Su sobrino, empresas de dirigentes de oposición (qué cosas, le daba a la oposición pero no a los del gobierno), eran los que realizaban las operaciones, conseguían los contratos, atendían los servicios, trabajaban en el entorno de los recursos que el Fondo Chino otorgó a Venezuela y que superan los 20 mil millones de dólares.

Los chinos recibieron contratos en el aluminio, (Chalieco/ Alcasa/ Venalum); en Ferrominera Orinoco; en Sidor; en el Instituto de Ferrocarriles de Venezuela; en oro; en servicios varios.

Esos acuerdos eran de Estado a Estado. O sea, Venezuela y China, de Presidente a Presidente.

 

El Robespierre criollo

En estos momentos, la Fiscalía General de la República, a cargo del Robespierre criollo, conocido también como Tarek William Saab, investiga nuevamente a las empresas de Guayana. Fundamentalmente el sector aluminio.

Y es que al parecer los negocios del Estado venezolano con Chalieco, significaron dinero para las arcas de individuos que aunque representaban al Estado no invirtieron esos recursos debidamente y hoy no aparece ni un dólar, o yuan, de Chalieco en obra alguna, por ejemplo en Alcasa. Pero la plata llegó.

Por eso la pregunta tiene pertinencia: ¿Qué pasaría en Venezuela en estos momentos si Hugo Chávez estuviera vivo? ¿Sería él acusado de corrupción en el mundo por los negocios con China? ¿El mundo investigaría al prócer de Sabaneta?

¿Rafael Ramírez y su sobrino serían acusados de corrupción?

¿O el presidente Chávez diría con esa habilidad especial de animador y mago de los medios que tenía, que era una trampa del imperio para quitarle fuerza a la revolución?

La lógica indica que en el país no pasaría nada porque el poder judicial hace tiempo que dejó de ser independiente, pues todos los jueces son transitorios y ninguno recibe prestaciones cuando es despedido, por lo tanto para mantenerse en el cargo deben atender el teléfono y acatar las órdenes que reciben.

En Brasil, país que viene de vivir años de dictadura, la justicia existe. En Venezuela donde tuvimos muchos años una democracia imperfecta pero democracia al fin, no hay. Así que no hay dudas.

Ojo, no existe dudas sobre malos manejos con recursos del Estado porque a la vista de todos están las pruebas.

Una obra que costaba 600 millones de dólares, como por ejemplo el Puente Orinoquia terminó costando más del doble. Ese fue un negocio con Odebrecth.

El segundo puente sobre el río Orinoco, se perdió, al igual que el dinero porque por ahorrarse unos reales, se hizo mal el trazado, las fundaciones, la ruta, en fin.

El metro de Guarenas, es otra prueba de la corrupción. La represa de Tocoma que debió estar lista en el 2002, ya va para 16 años de atraso  y todo porque la base donde va el motor es más pequeña o el motor, hecho por empresas argentinas en el mandato de Néstor Kirchner, era más grande, entre otros detalles.

Y así podemos seguir haciendo la relación de obras incompletas de esta revolución, que se diferencia de  la china o de la rusa en la que seguramente había quienes se quedaban con dinero del Estado pero hacían la obra porque si no era su vida el precio que debían pagar.

Yo creo que ya que copiamos tantas cosas de esos imperios, deberíamos copiar eso también. Podría terminar pasando que no consigamos contratistas para hacer las obras./ Carmen Carrillo