Justo Noguera, presidente de Sidor,  explica cómo será la obra
Justo Noguera, presidente de Sidor, explica cómo será la obra

Cerca de 300 niños con condición especial, hijos de sidoristas, tendrán la oportunidad, todos los viernes y sábados de cada mes, de asistir a la escuela de equinoterapia.
Desde el viernes pasado se lleva a cabo en la entrada principal de Sidor, portón 1, la actividad donde pequeños y grandes, con condición autista y síndrome de down, son atendidos por especialistas.
Bajo una tienda de campaña, color verde, los padres de 20 niños observan como un veterinario y varios asistentes, ayudan a los pequeños a acercarse a los caballos y a un becerro.
Cabalgan, abrazan al caballo y al becerro y disfrutan de un rato mientras realizan su terapia.
Así será cada viernes y sábado, en el que 20 niños y sus padres, por día, realizarán la terapia.

Parte del equipo de los sidoristas que ha impulsado la iniciativa
Parte del equipo de los sidoristas que ha impulsado la iniciativa

Sidoristas al frente del proyecto
El estado Bolívar, es el primero del país con más casos de niños con autismo, producto de la contaminación por metales.
Esta condición fue descubierta en la década de los años 50 y aunque no se cura, la persona con esa condición logra integrarse a su comunidad y ser una persona útil.
En Ciudad Guayana, existen varias fundaciones que se ocupan de atender a los niños y de orientar a los padres.
También hay fundaciones que utilizan la equinoterapia como una forma de mejorar la condición de los que tienen problemas de autismo, fundamentalmente.
Por supuesto, eso cuesta mucho dinero. Una sesión de equinoterapia implica un gasto de 40 mil bolívares sin incluir medicación y alimentación, las otras piezas fundamentales para mejorar la condición de los enfermos.

img_7436-640x480
Los niños con autismo, en sus variantes conocidas, autismo propiamente dicha y asperger, necesitan una dieta especial así como medicación que les permite superar etapas en la enfermedad.
Los sidoristas al igual que otros trabajadores de las empresas básicas, conocen el problema del autismo, pues allí hay una población de 300 niños o más que sufren la condición.
Jesús Zapata, tiene un hijo con autismo. Vive en su propio mundo. Los ojos de Zapata a veces pierden el brillo pero eso no ha evitado que junto al resto de los padres y madres, sidoristas, haya motorizado acciones que se concretaron este viernes pasado con la inauguración de la escuela de Equinoterapia.

Dumbo es el becerro con el que los niños juegan
Dumbo es el becerro con el que los niños juegan

Todos, sin excepción, los padres y madres de niños con condición especial, agradecen al Mayor General Justo Noguera Pietri, haberlos primero escuchado y segundo apoyado.
No quieren saber nada de política, ni de unos ni de otros, lo que quieren es ver mejor a sus hijos y por eso, recorrerán los kilómetros necesarios y harán las antesalas debidas hasta conseguirlo.
Para ellos Noguera Pietri es su héroe pues fue en agosto en el Teatro Sidor donde lo invitaron a una reunión y le echaron el cuento y en septiembre, el presidente de Sidor, a trote marcha como se dice en términos militares, hizo que en la entrada de portón 1 de Sidor se estableciera el área para la construcción de la escuela de Equinoterapia. Sobre 15 hectáreas se construye la escuela.
En su intervención frente a los padres, Noguera Pietri, delante del constructor, dijo que en dos meses estarán listas las instalaciones que constan de un galpón y de un área para hacer la terapia así como la zona de las gradas desde donde los padres observarán los progresos.
Ya tienen el terreno, se iniciaron las obras, por ahora sólo hay dos caballos pero serán 15 al final y cuentan con el respaldo de Dumbo, un becerro.

El grupo inicial con el que se inauguró la actividad
El grupo inicial con el que se inauguró la actividad

Pero lo más increíble es que lograron tener la atención de Carlos Arrieche, médico veterinario, nativo de Ciudad Bolívar, hombre mágico con los animales y con los niños, quien gracias al apoyo de su familia pudo estudiar en Dallas, todo lo referente a la equinoterapia.
Arriechi dice que “estas terapias se convierten en unas cajitas donde los niños y niñas depositan sus miedos y pueden liberarlos a través del contacto con los equinos, pues estos animales ayudarán con su nobleza, a ganar la confianza de estos pequeños que son muy especiales, y pueden hacer todas las actividades que hace el resto, teniendo el privilegio y el derecho de alcanzar el éxito en la vida”.
Los padres interesados en sumarse a esta iniciativa, pueden dirigirse a la Coordinación de Atención a Padres con Niños Especiales, adscrita a la gerencia de Higiene, Seguridad, Salud Ocupacional y Medio Ambiente.
Esta experiencia apenas comienza. A través de las fundaciones, Sidor apoyaba a los padres con hijos con condición especial.
Con la Escuela de Equinoterapia, el dinero que se invertía antes en esos servicios en las fundaciones, será destinado para eso y lo mejor de todo es que los sidoristas podrán estar con sus hijos en el proceso de ayudarlos a superar su condición.
Por ahora son sólo los hijos de los sidoristas pero la idea es incorporar niños de la comunidad y de las otras empresas básicas para que todos puedan recibir este beneficio.

Carmen Carrillo/Fotos Carlos Peña