Diez días sin combustible tiene el municipio Sifontes

0
384

Diez tiene Sifontes sin combustible. De acuerdo a una nota publicada en redes sociales,  Sifontes colapsa, al igual que las poblaciones indígenas y mineras en las montañas.

En el caso de Tumeremo está  paralizada principalmente la minería, la ganadería, el transporte, etc.

La población de Tumeremo, el Dorado, y la Parroquia San Isidro km 88, están colapsando, a consecuencia de esta histórica crisis de combustible, histórica por lo prolongada, nunca antes vista.

Grandes colas de motorizados, carritos, camionetas, camiones, desde  hace diez días.

Para nadie es un secreto que las actividades principales de esta zona son la ganadería y la minería.

Las fincas grandes y pequeñas están sin combustible, no pueden trasladar la logística, para el personal, ni para las vacas de ordeño, tampoco su producción, leche y queso.

En el caso de la pequeña, mediana minería, es más grave todavía, tenemos una importante población en las montañas, sin alimentos, sin actividad minera, los motores apagados, los mineros amenazados por el hambre y las enfermedades endémicas como el dengue y el paludismo.

Ya tenemos conocimiento de varios casos de paludismo que requieren traslados urgentes a los centros de atención médica y no pueden ser atendidos precisamente por esta situación lamentable.

De igual manera están afectadas las comunidades indígenas del municipio, sin combustible, sin actividad, agotándose los alimentos, también sufriendo las consecuencias por las enfermedades endémicas.

Los más afectados son los habitantes de las comunidades más lejanas como San Juan de Venamo, de acceso aéreo y las terrestres como San Martín de Turumbam, San Antonio de Roscio, las que se encuentran ubicadas a lo largo del río Yuruan como el Vapor, vía río Yuruari, Kamaria, y así sucesivamente todas las ubicadas en la troncal 10 como San José km 14, San Flaviano, Araimatepuy, Santa Lucía de Inaway entre otras que son parte de las 35 comunidades indígenas de la zona.                        No menos lamentables son los casos de las comunidades agrícolas como San José de Anacoco, el Cacho, Santa Teresita km 33, el Guapo, etc.

Las zonas mineras más distantes, son los casos más delicados y complejos, cómo Bochinche Botanamo, el Foco, Payapal, entre muchas otras.

Dentro de poco tiempo, de no resolverse este grave problema de desabastecimiento de gasoil y gasolina, tendremos lamentables consecuencias, incluso con pérdida de vidas humanas, porque tampoco es posible trasladar alguna emergencia que se pueda presentar en este municipio. /Isidro Casanova