Iván Márquez es el nuevo ministro de la Defensa de Venezuela

0
19778

Carmen Carrillo.-El gobierno de Nicolás Maduro acaba de designar a Iván Márquez, ex jefe de las Farc, nuevo ministro de la Defensa de Venezuela.

Este nombramiento que toma por sorpresa a la oposición y quizás a Estados Unidos y Europa fue decidido en la reunión realizada hace poco más de 15 días en La Habana, Cuba, justo cuando Jesús Santrich, salió de Venezuela adonde huyó de Colombia cuando fue liberado por el Tribunal Supremo de ese país por su condición de diputado.

Santrich huyó en un avión de la línea aérea del gobierno de acuerdo a la denuncia del general venezolano en el exilio, Antonio Rivero.

Al encuentro además acudió Diosdado Cabello y allí se tomó la decisión del nombramiento.

Eso significa que las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas con el Mayor General Vladimir Padrino López al frente, están bajo el comando de Márquez, Santrich, Romaña y El Paisa, el nuevo Estado Mayor Conjunto del gobierno venezolano.

Las fuerzas que comanda Márquez no son los 1800 guerrilleros que no tuvieron tiempo de desmovilizarse. No. Tiene bajo su égida a las fuerzas rusas con todo el apresto militar de avanzada que se encuentra en Venezuela.

De allí que se haya denunciado este fin de semana, a través de la página puntodecorte.com, en un artículo de Sebastiana Barráez comandos rusos instalados en el cerro Capote en Rubio.

Este domingo, nuevamente el nuevo Estado Mayor Conjunto del gobierno de Nicolás Maduro ofreció unas declaraciones para dejar puntualizado que tienen aprestos y hombres pues anunciaron que “pusieron en marcha el plan Campaña Bolivariana por la Nueva Colombia, un proyecto que representa la «respuesta a la traición del Estado al acuerdo de paz de La Habana».”

«Comunicamos oficialmente que entre el 22 y 24, en reunión de comandantes, se decidió dar continuidad a la lucha armada de las FARC. Formalizamos la reconstrucción de nuestra organización y sus milicias, del partido comunista clandestino, y del movimiento bolivariano por la nueva Colombia», recogía el diario El Nacional en su edición web del domingo 1 de septiembre.

Mientras la oposición venezolana anda en campaña y Estados Unidos  se ocupa en un primer plano del huracán Dorián y Colombia hace análisis rápido del anuncio de las Farc, el gobierno venezolano se prepara para la guerra.

Todas las condiciones están dadas. La economía acaba de sufrir un duro revés.

El gobierno a través de la Asamblea Nacional Constituyente recibió autorización para un endeudamiento por 32 billones de bolívares.

De allí que el dólar diera ese salto. No es el ataque del imperio. Es la maquinita del Banco Central que fue encendida con toda fuerza y eso desequilibró aún más al mercado nacional.

Las Farc también anunció que se unía al ELN, cosa que jamás había ocurrido, actuaban en territorios diferentes, pero Santrich reiteró lo que había dicho Iván Márquez en el primer video en el que reaparecieron. En este indicó que buscarán alianzas con el ELN.

«Nuestro objetivo es la oligarquía, esa oligarquía excluyente, corrupta, mafiosa y violenta que cree que puede seguir atrancando las puertas del futuro al país», dejaron en claro.

Eso significa que el Estado Mayor Conjunto del gobierno venezolano dirige una fuerza integrada por las FANB, la milicia Bolivariana, rusos, cubanos, milicianos y dos nuevos elementos que nadie ha visto: Isis y Hezbollá.

Si, Venezuela va a una guerra. Hay demasiados intereses de por medio.

El económico, expresado en el proceso de lavado de dinero proveniente de la droga, a través del oro.

El político pues nuestro país es un magnífico punto para atacar a Estados Unidos con el apoyo de Cuba y Nicaragua y Suriname y al resto de América Latina.

Para Isis y Hezbollá es una forma de extender sus creencias. No hay que olvidar que hace cinco siglos los ejércitos del Medio Oriente fueron vencidos pero gobernaron Europa diez siglos y las colonias de América, ahora países,  son un buen territorio para extender sus tentáculos.