Dayana Cristina Duzoglou Ledo/https://t.co/DGvCd4FwOC/Twitter y Telegram: @dduzoglou

“No habrá buen gobierno sino hasta cuando exista una nueva oposición agrupada bajo las banderas de la búsqueda de un capitalismo liberal, la descentralización, un gobierno limitado y un estado de derecho. Debemos trabajar por ello”  dice Carlos Padilla.

Una de las auténticas voces liberales que existen en el país la representa Carlos Padilla, quien, en compañía de Gamal Sol, Raúl Amiel, Néstor Suarez, Luis Holder, Pedro Elías Hernández,  Eduardo Hirsch y otros decididos venezolanos está integrando un grupo para estructurar un movimiento político auténticamente liberal para fijar un nuevo rumbo a la política nacional que enfrente al socialismo en todas sus perversas denominaciones y actuaciones.

Entre las premisas, propuestas y enfoques del Profesor Padilla y sus movimientos tenemos:

  1. Solo el Capitalismo Liberal ha logrado el éxito de las sociedades Al pueblo venezolano hay que sacarlo de su desorientación. Hay que decirle que la pobreza, el desempleo, la hiperinflación, los impuestos altos, la corrupción, la inseguridad, la miseria y hambre, el endeudamiento, la destrucción, el problema de la electricidad, gasolina, el agua, y ahora el coronavirus socialista, no son consecuencias del sistema de libre mercado sino de su opuesto: el socialismo.

2.- Tenemos la posibilidad de renacer como república.  La estrategia para una transición tranquila debería fijarse en torno a dos objetivos.

En primer lugar, construir una economía libre, capaz de producir un crecimiento económico sostenido a largo plazo. Con instituciones políticas y económicas favorables, de tal manera que los venezolanos cuenten con suficiente capacidad de resistencia a los problemas que ocurren en todas las sociedades.

El segundo objetivo debe ser algo que nunca se ha hecho como debe ser: el crecimiento debe llegar a todos, implica construir un nuevo marco institucional, con una reestructuración en los nexos entre el sistema político, el sistema judicial y la economía.

3.- La única salida exitosa para renacer como República es el federalismo en un gobierno central limitado. No podemos equivocarnos de nuevo.

La transición es clave para dar inicio al cambio del sistema. No podemos fallar, tenemos que pensar de otro modo, debemos considerar el sistema político de una forma diferente a como se ha hecho hasta ahora. Se hace necesario reestructurar el Gobierno y el Estado.

El Gobierno tiene que ser transparente y debe cumplir con sus compromisos. Se debe desarrollar un nuevo marco institucional que reestructure la relación entre el sistema político, el sistema judicial y la economía.

Las instituciones son fundamentales en el desempeño económico. Tenemos que lograr una economía eficiente para mantener un crecimiento económico sostenido en el largo plazo. 

4.- Nuestro contendiente es el socialismo en todas sus denominaciones y disfraces. Hay que enfrentarlo decididamente.

No funciona, es un fracaso, es generador de pobreza, hambre y destrucción. Curar la enfermedad del socialismo con más socialismo es un suicidio colectivo. El remedio está en el capitalismo liberal.

Admirado Profesor Padilla, sus planteamientos para una Venezuela realmente próspera y libre, en mi opinión, son las correctas.

 –Sin embargo, para que todo lo que usted plantea se dé, se debe salir de un régimen que sin duda alguna no quiere jugar a democracia. En el escenario actual, sin estado de derecho, ¿es posible que se puedan poner en práctica propuestas liberales? ¿Qué leyes se  podrán implementar en una Venezuela libre?

Todos sabemos que en Venezuela no existe un Estado de Derecho. Cuando  exista ese verdadero Estado de Derecho que nos iguale a todos en derechos y deberes lo primero que debe ocurrir es que todo tipo de delito sea castigado de acuerdo con la Constitución y las Leyes vigentes. 

En la  Pirámide Kelseniana  que establece gráficamente  la relación vertical entre las distintas normas jurídicas, podremos entonces desarrollar leyes claras para  regular el uso indebido y los límites de comercialización de todo tipo de drogas. Así controlado por la ley un estado con un gobierno limitado tendrá que ceñirse  a las leyes que se establezcan.

Con una correcta normalización jurídica quien falte ante  dicha leyes deberá someterse a los castigos que la propia ley punitiva establezca.

Todos seremos iguales ante la ley para vivir en un país productivo y decente.

Pero antes de ello tenemos que hacer una lucha  frontal para derrotar al socialismo con cualquier apellido e instaurar una República que se guíe por los principios del Capitalismo Liberal de libre comercio y un Estado Federal Descentralizado.

-¿María Corina también tiene planteamientos liberales y renovadores para una Venezuela diferente y su liderazgo ha calado en cada rincón de Venezuela. ¿Han estado ustedes en contacto con ella para tener un Plan de lucha y rescate y también un Plan País basado en el liberalismo? ¿Por qué no se unen los pocos movimientos liberales, incluyendo a Vente, y líderes empresariales exitosos y no aliados al régimen como Lorenzo Mendoza para así poder impulsar un cambio real y sobre todo, erradicar la apatía que existe en Venezuela en donde la lucha ya es por sobrevivir y no por rescatar la República?

Entre nosotros y Vente Venezuela no hay diferencias estratégicas, quizás en algunas tácticas sí diferimos.

Nosotros creemos que para esta batalla contra el Socialismo destructor es necesario jugar en todos los tableros que puedan presentarse y se consideren como pasos tácticos para alcanzar el objetivo estratégico de salvar a nuestro país del colectivismo socialista que Fidel Castro definió como Comunismo.

La constitución en Venezuela da una estructura unitaria a los que defendemos el individualismo que representa el Capitalismo Liberal y es absolutamente necesaria.

Algunos  que se declaran liberales lo hacen desde una posición de élite que los aleja de la gente.

Al liberalismo hay que llenarlo de ciudadanos que además de pregonar teorías, vayan a recorrer los caminos del país con un lenguaje que exprese  operacionalmente los principios de redención que el Capitalismo Liberal ofrece a cada uno de los venezolanos.

Que se entienda que los liberales estamos planteando soluciones para ser aplicadas en beneficio del bienestar individual de manera inmediata, dentro de lo posible, no como promesas para un futuro colectivo lejano como pregona el socialismo como paso previo para llegar al comunismo.

Los colectivistas ofrecen sufrir en el presente para ser felices en un futuro incierto.

Los liberales afirmamos que el bienestar de cada uno, dentro de una normativa que nos iguale en oportunidades, derechos y deberes, debe lograrse en un plazo perentorio. 

-¿Hay esperanza para Venezuela?

No se debe dar cabida al desaliento en tanto exista una sola posibilidad, por remota que sea, de alcanzar aquello que se busca.

Los liberales buscamos  la libertad  en todos los aspectos, con la sola limitante que establecen las normas por ello;  “mientras hay vida, hay esperanza”.

El actual colectivismo, siendo una minoría apuntalada y solo sustentada en la fuerza, se le impone a los venezolanos y esto se revertirá más temprano que tarde. Claro que la esperanza está viva en muchos, el pesimismo en pocos.

Un altísimo porcentaje de los ciudadanos venezolanos está claro de que no quiere ni a un gobierno fallido ni a una oposición fracasada.

Vivimos en un país que reclama disfrutar de una vida ahora en bienestar y en libertad.

Finalmente debo expresar mi agradecimiento a la politóloga e internacionalista Dayana Cristina Duzoglou Ledo quien generosamente me planteó la entrevista. Espero, con mis respuestas, haber dado satisfacción a las motivaciones que generaron en ella la decisión de hacerla

Sobre el Profesor Carlos Padilla

Correo-electrónico: Carpa1301@gmail.com

Twitter: @carpa1301

Graduado de Licenciado En Filosofía y Ciencias de la Educación  en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador de Venezuela UPEL. Post Graduado en Recursos Humanos y en Documentación e Informática, Maestría en Administración y Maestría en Planificación.

Se ha interesado en la política desde que estudiaba Primaria en la Experimental Venezuela en la cual integró como miembro directivo de la República Escolar, en secundaria fue Secretario General del Centro de Estudiantes del Liceo Aplicación y del Liceo Pedro Emilio Coll. Fue Secretario General del Centro de Estudiantes de la Facultad de Derecho de la UCV y Presidente de la Federación de Centros de la UPEL.

Ha ocupado cargos Políticos en  el Partido  Acción Democrática y ha sido dos veces Presidente del Movimiento Republicano al cual renunció para integrarse a una organización auténticamente liberal.

Ha dado clases en Educación Media, Superior, Postgrados y Doctorados.  Es miembro fundador de la Universidad Nacional Abierta,  Director Fundador del Instituto Universitario de Policía Científica IUPOLC y en la actualidad es profesor Titular Universitario Jubilado.