Las autoridades confirmaron este lunes que 46 personas fallecieron y otras 16 resultaron heridas en el interior del remolque de un camión aparcado en las afueras de San Antonio, en la frontera de Texas (EE.UU.) con México, de acuerdo a una nota publicada por El Heraldo.

Aunque no especificaron las nacionalidades de los fallecidos ni el número de menores que viajaba en el vehículo, el alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg, avanzó que se trataba de migrantes que habían cruzado la frontera entre México y EE.UU. hacinados en el camión.

«Es una tragedia. Son 46 personas que tenían familias y buscaban una mejor vida», dijo Nirenberg en una rueda de prensa en la que también añadió que el crimen está siendo investigado por las autoridades federales.

Tras el hallazgo, oficiales del Departamento de Policía de San Antonio están en busca del conductor del camión, quien parecía haberlo abandonado en algún momento antes de que fuera descubierto en un área remota cerca de las vías del tren y los patios de chatarra de automóviles, dijeron testigos.