José Miguel Zapata, secretario municipal del Movimiento por Venezuela Caroní, hace un llamado al gobernador del estado, Ángel Marcano y al alcalde de Caroní, Tito Oviedo, para que envíen a un emisario y constate el estado en el que se encuentra la Unidad Educativa Lucila Palacios en la UD-145, Dalla Costa, San Félix.

Difícilmente el personal administrativo, docente y obrero puede cumplir con sus obligaciones laborales y los estudiantes la tienen cuesta arriba para aprender, porque en el centro educativo, cuando no están presos los andan buscando, explica.

La escuela no tiene alumbrado interno ni externo; el monte y la maleza lo rodean como en el cuento de la princesa encantada; las aguas servidas corren libres por las calzadas, entrada y pasillos del centro educativo; mientras el agua potable escasea, por decir lo menos, señala Zapata.

Los baños no sirven, en los salones no hay alumbrado y en líneas generales el Lucila Palacios está casi en las últimas condiciones, advierte.

Insiste en el llamado al ciudadano gobernador Ángel Marcano y al alcalde de Caroní, Tito Oviedo, “porque no sería correcto que los alumnos y el personal docente llegue al centro educativo por el nuevo año escolar y ésta sea la situación”.