Funcionarios de la Delegación Municipal Maturín, detuvieron a dos hermanos que presuntamente habían construido una red de trata de personas con destino a Trinidad y Tobago.

En las redes sociales del comisario general Douglas Rico, director del Cicpc, se conoció la información.

Fueron identificados como José Javier Torres Rojas (35) y Gisvelis Betzaid Torres Rojas (40), quienes a través de la red social Facebook, se dedican a captar niñas, jóvenes y mujeres, manifestándoles que podían ayudarlas a ubicar trabajos estables y con obtención de dinero en gran cantidad.

Al parecer la mayor parte de las jóvenes son del estado Delta Amacuro.

De acuerdo al reporte del Cicpc, los hermanos sacaban a sus víctimas, que no lo sabían, que eran víctimas, ellas pensaban que iban a trabajar, hacia la isla de Trinidad, con el fin de obligarlas a realizar trabajos sexuales.

Una vez en la isla, usaban el expediente de todos los vinculados a la trata de personas, les quitaban sus documentos de identidad  y las obligaban a realizar “esos trabajos” para que pagaran el dinero que habían gastado en ellas, “ayudándolas a dar de comer a su familia en Venezuela”.

La captura se generó en la Plaza Hugo Chávez de Maturín, cuando el par de hermanos se disponían a trasladar a dos jóvenes de 17 y 22 años, por cuánto era el sitio acordado para buscar a la menor de edad y de allí ser llevada a la ciudad de Tucupita, donde zarparía a la Isla de Trinidad.

La otra implicada

Además de ponerle la mano a estos dos sujetos, rescatar a las jóvenes, descubrir la red, recuperaron dos vehículos, donde en uno de ellos, se encontraba la otra joven de 22 años.

Los detenidos también se encuentran involucradas en la desaparición de otra joven de 17 años y se determinó que la muchacha se encuentra en Trinidad y Tobago, bajo custodia de Torverlin Euliver Torres Marcano (24), quien tiene registros por robo y Nilieth Valentina Rodríguez Chacón (18), ambos en la referida isla.

Tras la recuperación de dos Toyota Corolla, placa MAB09J y AA241GR, también se ubicó un celular; quedando el caso a disposición del Ministerio Público del estado Monagas.