Prensa Fedecámaras Bolívar. –En la asamblea anual realizada en Mérida, Fedecámaras presentó el plan Camino al Futuro Venezuela 2035: Bases para la discusión y construcción colectiva de un nuevo modelo de desarrollo.

En el escrito exponen los requerimientos y oportunidades económicas del país de cara a los próximos 13 años.

En el documento establecen entre los objetivos principales: lograr institucionalidad de las relaciones del trabajo, y la formación de los trabajadores.

El presidente de Fedecámaras Bolívar, Austerio González, indicó que en este nuevo modelo de desarrollo es fundamental que el ciudadano tenga oportunidades formativas en cada una de sus áreas, que le permitan potenciar sus capacidades.

La Federación considera vital ampliar la oferta de carreras con contenidos vinculados a la economía global; conectar la educación con las exigencias de una sociedad digital y de entornos colaborativos; ampliar la formación de ingenieros y técnicos superiores en diferentes especialidades; modernizar centros académicos en agricultura, biología y tecnología y la formación de recurso humano capacitado para las nuevas tecnologías.

“La educación y el conocimiento son y serán los mecanismos fundamentales de ascenso social. A todo evento, la educación como factor determinante de la productividad: en la tradicional agregación de valor por parte de los trabajadores junto al nuevo reto de operar inevitablemente en entornos colaborativos”, establecen en el documento.

 

Fin del Estado paternalista

El gremio resaltó que, además de la formación y capacitación del ciudadano, el país requiere de acuerdos, espacios de confianza y mejores relaciones entre los actores públicos y privados que permita darles mayores libertades a los empresarios.

Detallan que, para avanzar en un marco de libertades y reconocimiento de la autonomía de los ciudadanos, es necesario el respeto a la propiedad privada, la libertad económica, la asunción de mecanismos de contrapeso y la rendición de cuentas.

“Reconocemos la descentralización como política fundamental para profundizar la democracia, acercar el poder a la población y crear mejores condiciones de eficacia y eficiencia en los cometidos del Estado. Por lo tanto, la descentralización es una obligación, no es una opción para Venezuela”, subrayan.

González agregó que el nuevo modelo económico de cara a 2035 debe ser protagonizado por el sector privado, generando garantías legales que den confianza, impulsando el trabajo decente y sin depender del Estado para el desarrollo de la economía.

“No podemos seguir pensando en un estado paternalista, por lo que el sector privado tiene que ocupar espacios para generar empleo y crecimiento económico”, indicó el líder gremial.

Recalcó que, de haber migración de empresas del sector público al sector privado, debe ser mediante un proceso transparente, con garantía legal y beneficioso tanto para el país como para los inversionistas que estén dispuestos a impulsar la economía.

 

Innovación e infraestructura para la economía del futuro

Por la falta de créditos y la caída del Producto Interno Bruto durante los últimos años Venezuela ha tenido un grave retroceso productivo, tecnológico y de infraestructura. Algo que debe revertirse, considera el gremio.

“La productividad de las empresas y los procesos de innovación en Venezuela deben aumentar, para incrementar calidad y competitividad. Ello requiere un aumento de las actividades de innovación, una mayor integración con los mercados externos y de políticas públicas específicas que favorezcan portafolios que sean atractivos para inversionistas a largo plazo”, exponen.

Fedecámaras considera necesario aumentar la inversión de las empresas en innovación, integrar las políticas y planes de desarrollo agrícola con digitalización y lograr recursos y asistencia técnica para acelerar la transformación digital de las Pymes.

Además, apuestan a un aumento de la cobertura y la calidad de los servicios con una inversión en la infraestructura.

Ante ello, plantean: incorporar modalidades de transporte de pasajeros en red y con energías renovables, expandir la oferta de energía eléctrica diversificando las fuentes de generación y desarrollar un plan integral de energía con enfoque de sostenibilidad.

“La gravedad de la actual situación de Venezuela nos conmueve pero no nos paraliza. Nunca sabremos si alcanzaremos todos los futuros que aquí presentamos. Pero lo que sí es cierto es que se requiere de un esfuerzo superior por parte del sector empresarial si queremos alcanzar las mejores opciones de futuro”, finalizan.