La Gran Barrera de Arrecifes, situada en el noreste australiano y considerada el mayor sistema coralino del mundo, registra una cantidad de corales sin precedentes desde hace 36 años, pero sigue siendo vulnerable a los blanqueos masivos por la crisis climática, según una nueva investigación del Instituto Australiano de Ciencias Marinas (AIMS).

«En 2022, la recuperación generalizada ha dado lugar a la mayor cobertura de coral registrado por el LTPM (siglas en inglés del Programa de Monitoreo a Largo Plazo) en el norte y el centro de la Gran Barrera», según el informe anual del AIMS, publica DW Actualidad.

El estudio del LTPM, que arrancó hace 36 años, señala que 38 de los 87 arrecifes representativos analizados entre agosto de 2021 y mayo de 2022 mostraron niveles de cobertura del 10 al 30 por ciento.

Otros 28 arrecifes muestran una cobertura de entre el 30 y 50 por ciento, mucho mayor a la registrada en el estudio del año pasado en la Gran Barrera de Arrecifes.

Corales Acropora, más propensa a ser dañada por las olas

Esto se debe al aumento de los corales Acropora (cuernos de alce) de rápido crecimiento, «que son el grupo dominante de corales en la Gran Barrera y han sido en gran medida responsables de los cambios anteriores en la cobertura de coral duro», señaló el informe.

Pero la AIMS apuntó que esta especie es más propensa a ser dañada por las olas, provocadas por fuertes vientos y ciclones tropicales, así como a la decoloración por el calentamiento de las aguas.

Todos los veranos el arrecife corre el riesgo de sufrir estrés térmico, blanqueamiento y potencialmente mortalidad, y nuestra comprensión de cómo responde el ecosistema a esto aún está en desarrollo, dijo Hardisty.

«Todos los veranos el arrecife corre el riesgo de sufrir estrés térmico, blanqueamiento y potencialmente mortalidad, y nuestra comprensión de cómo responde el ecosistema a esto aún está en desarrollo», dijo Hardisty.

También son la presa preferida de la plaga de corona de espinas.

«Esto significa que los grandes aumentos de la cobertura de coral duro pueden ser rápidamente anulados por las perturbaciones en los arrecifes donde predominan los corales Acropora», dijo Mike Emslie, experto de AIMS en un comunicado del ente gubernamental.

Plaga de coronas de espinas

La AIMS alertó que la zona sur de la Gran Barrera reportó una caída en el crecimiento de 38 por ciento en 2021 a 34 por ciento este año por la proliferación de la plaga de coronas de espinas, apuntó este estudio. 

«Esto muestra cuán vulnerable es la Gran Barrera a las perturbaciones agudas y severas que están ocurriendo con más frecuencia y tienen una mayor duración», remarcó el director ejecutivo de AIMS, Paul Hardisty.

La Gran Barrera, que corre el riesgo de ser incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad en peligro, sufrió importantes blanqueos en 1998, 2002, 2016, 2017 y 2020, así como en 2022, a pesar de que ese año estuvo dominado por el fenómeno de La Niña que causa una bajada de temperaturas en Australia.

Hogar de 400 tipos de coral, 1.500 especies de peces y 4.000 variedades de moluscos, la Gran Barrera comenzó a deteriorarse en la década de 1990 por el doble impacto del calentamiento del agua del mar y el aumento de su acidez por la mayor presencia de CO2 en la atmósfera. FEW (EFE, AIMS)