Prensa TSJ.-La magistrada Gladys María Gutiérrez Alvarado, presidenta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), presentó este viernes ante la Sala Plena del Alto Juzgado, conformada por los Magistrados y Magistradas que componen el Alto Juzgado venezolano, el informe correspondiente a los primeros 100 días de su gestión, luego de que fuese designada en abril pasado como máxima autoridad judicial del país.

En el informe presentado, compuesto por diversas áreas de acción, la Presidenta del TSJ destacó como primer punto la gestión judicial de las Salas del TSJ y de los distintos tribunales del Poder Judicial venezolano.

En ese sentido, reseñó que las diferentes Salas presentaron una tasa de resolución del 96,19%. En los tribunales de la República más de 51 mil asuntos ingresaron, con 50.419 sentencias y la celebración de 27.003 audiencias.

Como parte de la política de reimpulsar y transformar la administración de justicia en el país, se efectuó el relanzamiento del Plan Estratégico del Poder Judicial, con el objeto de consolidar un documento de planificación estratégica a tono con las políticas organizacionales de transparencia, eficiencia, servicio público y desarrollo que deben regir a los órganos del Poder Judicial venezolano.

Destaca el documento que se acometieron los estudios para avanzar hacia la reorganización interna del Tribunal Supremo de Justicia, en virtud de la reforma de la Ley Orgánica del TSJ.

Otro aspecto notable en este lapso de gestión lo constituye la designación de 286 jueces en todo el país y en diferentes materias, a fin de mejorar la eficiencia en la gestión judicial. Además anunció la reactivación de concursos para el ingreso, ascenso y permanencia en la función judicial de los jueces y juezas, teniéndose previsto para el mes de septiembre de este año el primer llamado a concurso, en coordinación con la Comisión Judicial, la Escuela Nacional de la Magistratura, la Inspectoría General de Tribunales y la Dirección Ejecutiva de la Magistratura.

Del mismo modo, informó que se realizaron numerosas jornadas de atención jurídica en los establecimientos penitenciarios en las diferentes regiones del país, celebrando actos judiciales tales como, audiencias preliminares, aperturas de juicio, revisión de medidas y otorgamiento de medidas humanitarias, fórmulas alternativas de cumplimiento de pena y redenciones por estudio y trabajo, todo ello con la participación de otros órganos del Sistema de Justicia. Igualmente se ejecutó el plan de abordaje para el descongestionamiento de los centros de detención preventiva.

Asimismo, el Alto Juzgado venezolano creó cuatro comisiones especiales para mejorar la eficiencia en la atención de temas judiciales, siendo éstas la Comisión Especial de Tecnología y Digitalización de los Procesos, la Comisión Especial de Cultura y Desarrollo Comunitario, la Comisión Especial para Atender la Agenda Legislativa en Materia Judicial y la Comisión «TSJ va a la Escuela», las cuales reportan destacables logros en sus ámbitos, al igual que todas las comisiones y coordinaciones del Alto Juzgado.

Otro aspecto resaltante de la gestión de la magistrada Gladys María Gutiérrez Alvarado lo constituye el fortalecimiento de las alianzas institucionales del TSJ con entes nacionales e internacionales, lo que se traduce en múltiples reuniones de coordinación y de trabajo sostenidas con representantes de entes del Estado venezolano y representantes diplomáticos, tales como el Fiscal General de la República, el Defensor Público General, los ministros del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, y para el Proceso Social del Trabajo y Cultura, el Embajador de la República de Cuba, entre otros.

El TSJ firmó un Convenio de Cooperación Interinstitucional con la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV), a fin de promover actividades de formación, actualización e investigación socio-jurídica, prácticas o pasantías profesionales, e impulsar la participación popular en la formación y ejecución de las políticas del Poder Judicial, así como la creación del Observatorio del Poder Judicial, a través del cual se desarrollarán los procesos de observación y veeduría, contraloría social e investigación socio-jurídica de la gestión judicial, según los preceptos de participación popular que prevé la Constitución.

El Máximo Tribunal del país también honró su vocación de atención social: se efectuaron jornadas de atención social y jurídica tanto para los trabajadores del TSJ como para las comunidades, realizándose hasta la fecha, diferentes jornadas entre las que están las de alimentación, medicinas, vacunación contra el Covid-19, cedulación, documentación de transporte terrestre, actualización del Carnet de la Patria para funcionarios y funcionarias y para personas residentes en las comunidades aledañas, y jornadas de atención socio jurídica en varias comunidades.

El Tribunal Supremo de Justicia, también en estos 100 días, ha participado y dado aportes en comisiones nacionales y de organismos multilaterales, vinculadas con el sector justicia, garantizando y demostrando el cumplimiento irrestricto del debido proceso, la tutela judicial y estándares internacionales en materia de Derechos Humanos. Entre éstas: el Consejo General de Policía, la Comisión Nacional de Prevención de la Tortura y otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes, la Comisión Nacional de Derecho Internacional Humanitario, el Grupo de Trabajo para el Reimpulso de las Casas de Justicia y de la Justicia de Paz Comunal, la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión para Atender Asuntos del Grupo de Acción Financiera del Caribe.

Igualmente la presidenta del Alto Juzgado, reportó los logros alcanzados por los órganos auxiliares, siguiendo las directrices rectoras, todo ello para el mejoramiento de la gestión del Poder Judicial. Indicó que la Dirección Ejecutiva de la Magistratura ejecutó planes de acción y proyectos institucionales, así como acometió labores de mantenimiento preventivo y correctivo en la infraestructura de las distintas sedes judiciales a nivel nacional.

La Inspectoría General de Tribunales acentuó su función esencial de inspección y vigilancia de los tribunales de la República, ejecutando 104.009 inspecciones en el período descrito, así como otras actividades propias de su ámbito de competencias. La Escuela Nacional de la Magistratura, en el desarrollo de su gestión académica y formativa para los trabajadores del Poder Judicial e interesados del foro jurídico, organizó y celebró diversas actividades docentes, con una asistencia de 2.232 participantes.

Finalmente, la magistrada Gladys María Gutiérrez Alvarado indicó que lo expuesto sólo es una síntesis del trabajo en materia judicial, desplegado a lo largo y ancho del país en el mencionado período, por la presidencia del Tribunal Supremo de Justicia, por los magistrados y magistradas, los órganos auxiliares y demás dependencias, jueces y juezas y los servidores judiciales, consolidando el cumplimiento de los fines constitucionales del Estado, entre los que se encuentran la defensa y el desarrollo de la persona, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, al igual que la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo.