Carmen Carrillo

A Ángel Marcano le reclaman ahora la destrucción de la troncal 10. Lo que nadie dice es que la última vez que a esa carretera le metieron la mano, (pero no para robarse los reales de la obra) fue cuando estaba vivo Leopoldo Sucre Figarella, quien lo hizo porque él sí viajaba por ella cuando iba a Tumeremo de dónde era oriundo.

Y antes de Leopoldo, lo hizo el teniente coronal Jhon Kavannag, que era el jefe de los zapadores del Ejército en tiempos de Rafael Caldera, primer gobierno, o sea pues, jajajaajaja. Hace quinientos años.

Toda la troncal 10 se desmorona. Y las carreteras que se conectan desde ella hasta las zonas agrícolas también.

En tiempos de la IV, el último gobernador Jorge Carvajal Morales no le hizo ni un bacheo. Sólo se ocupaba su gestión de la autopista Ciudad Bolívar Ciudad Guayana porque Humberto Petrica y él eran muy amigos y con la plata que se recogía por concepto de peaje, se hacía de todo. Y entiendan con exactitud la expresión de todo.

Llegó el presidente Hugo Chávez y lo primero que hizo fue eliminar el cobre de peajes. Y claro sus gobernadores ayudaron al proceso de destrucción.

El capitán Rojas Suárez, el general Francisco Rangel Gómez y el Mayor General Justo Noguera, jamás se ocuparon de la vía, más allá de uno que otro parchecito como cuando se cayó el pedazo de vía en la curva de Tumeremo.

El primero le entregó esa obra a la secretaria general de gobierno, Mayra Esther Rodríguez, quien a su vez la entregó a unos empresarios de maletín.

El segundo, Rangel Gómez, viajaba al sur en helicóptero. Estaba demasiado ocupado para perder el tiempo en carretera.

Y el tercero andaba en una camioneta Tundra que tenía unos troncos de amortiguadores por lo que nunca se dio cuenta de nada.

Pero ahora esos mismos que trabajaron con estos tres tercios, le reclaman a Ángel Marcano, el único civil, en tiempos chavistas, que “no se ocupa de la troncal 10”.

Caramba, sean más directos, pídanle el contrato. No le reclamen lo que acaba de empezar.

Más bien aprovechemos para decirle a Ángel Marcano que la troncal 19 está peor. Que se ponga de acuerdo con el gobernador de Amazonas, Miguel Rodríguez y hagan un pote y arreglen esa vía donde mucha gente ha perdido la vida en esos huecos que a veces dejan un pedacito de asfalto para circular.

Los dos gobernadores pueden hablar con el jefe del ELN que despacha desde Caicara del Orinoco para que el paisa contribuya con un gran donativo a fin de mejorar esa vía.

Después de todo, todos la usan.

En cuanto a las vías para los caseríos, Ángel métele primero asfalto a eso para que los agricultores saquen sus cosechas, mira que la comida está muy cara y somos el tercer país con la inflación alimentaria más elevada.

Ah, y no te preocupes, no tengo interés en ningún contrato. Nunca he sido contratista de nada. Ni de publicidad.