Venezuela está en conversaciones con la gran empresa Siemens Energy AG para reparar las plantas eléctricas como aparte de un plan del gobierno para reconstruir una red eléctrica inestable que está plagada de constantes apagones por falta de mantenimiento.

La nota que publica el diario El Universal, de Caracas, señala que Siemens está trabajando con el gobierno en posibles contratos destinados a reparar las instalaciones de generación a gas y diesel que sirven a la capital, Caracas, así como las que suministran electricidad a la infraestructura utilizada por la industria petrolera, según el gerente comercial de la empresa en el país, Eric Soto.

El departamento de tesoro de los EEUU garantizó las licencias de la compañía alemana para trabajar con el Estado propietario de las plantas PDVSA y los bienes de Corpoelec según informó Soto. Es el comienzo de un gran trato con la compañía internacional que está lista para trabajar con el Gobierno del presidente Nicolás Maduro que se encuentra bajo las sanciones económicas de los EEUU.

La reparaciones podrían aumentar la generación de electricidad en dos plantas que sumarían 1000 megavatios de capacidad para Caracas, ayudando a solventar los constantes apagones y años de racionamiento así como también, mejorar el suministro de electricidad en las áreas productoras de petróleo golpeada por los apagones eléctricos.

Tampoco el Departamento del Tesoro o PDVSA han respondido a los comentarios solicitados.

La economía venezolana se empieza a recuperar lentamente, Maduro está tratando de reconstruir el sistema eléctrico del país por lo cual planea invertir 1.5 billones de dólares para recuperar alrededor de 9.000 megavatios de producción para el 2025, según un documento publicado por por Corpoelec al cual el portal Bloomberg tuvo acceso. La red depende en gran medida del complejo hidroeléctrico Guri al sur de Venezuela que produce casi el 80% de electricidad.

Una de las licencias o permisos de EEUU, otorgado en junio, permite a Siemens trabajar con Corpoelec en las plantas termoeléctricas del estado Miranda pero le impiden incrementar la capacidad según dijo Soto. Una segunda licencia, que expira en octubre, autoriza a Siemens para vender y reparar partes a las plantas eléctricas de PDVSA y tiene similares limitaciones.

La compañía alemana ha estado en Venezuela durante 60 años y cerca de la mitad de las plantas termoeléctricas del país usan tecnología propiedad de Siemens, mientra que la otra mitad, usan la tecnología de la empresa General Electric. Siemens produce mucha de las partes de las subestaciones eléctricas que se necesitan para hacer las reparaciones, según informó Soto.