En agosto de este año, Tarek William Saab dio a conocer que la Fiscalía General de la República, había librado 23 órdenes de captura contra la directiva de la empresa Monómeros, que hasta este jueves estuvo bajo el control del gobierno interino de Juan Guaidó.

Este jueves, Tarek El Aissami anunció nuevamente las 23 órdenes de captura y la periodista Sebastiana Bárraez está convencida que es un «pote de humo» del gobierno para tapar el demoledor informe sobre tortura y persecución del gobierno venezolano través del Sebin, la DGCIM y sus otros organismos de seguridad contra los presos políticos.

La periodista Bárraez recoge en su twitter los nombres de quienes son solicitados. Encabezan la lista el gerente general Guillermo Rodríguez Laprea y Carmen Elisa Hernández de Catro. Los otros son Rogelio Rafael Lozada Briceño ;Enrique Simón Torres Galavis; Jon Milena Bilbao Baroja; Maira Zoila Olivares Acevedo; Freddy Roy Goerke García; Fernando Asenjo Rosillo; Mireya Ripanti de Amaya; Jorge Antonio Yánez Jiménez; Iván Ángel Ivanoff Socorro; Javier Ricardo Linares Peña; José Ignacio González Álvarez; Rafael Ángel Primera Naveda; Ceimi Dayana Martínez Budez; Yadid Jalaff Reyes; Ramón Antonio Crespo Morles; Luis Alfieri Hurtado; Fernando Mariano Paredes Niño y Jean Paul Dugarte Ortiz.

Los presuntos delitos por los que se emiten las órdenes de captura son usurpación de funciones, concierto para delinquir y legitimación de capitales.
 
El ministro El Aissami dijo que  este jueves que el Gobierno venezolano posee “el control total y absoluto” de la empresa Monómeros en Colombia, y anunció la emisión de 23 órdenes de captura contra personas vinculadas a la directiva anterior.
 
En la nota del diario El Universal de Caracas, aseguran que El Aissami, acusó al expresidente de Colombia, Iván Duque, y los dirigentes de la oposición, Leopoldo López y Juan Guaidó de estar involucrados en este caso.

 
Desde Venezuela se emitió la orden de captura ante la Organización de Policía Internacional (Interpol) contra 23 ciudadanos involucrados en el desfalco de la empresa Petroquímica Monómeros, ubicada en Barranquilla, Colombia, reiteró el ministro de Petróleo, famoso por ser el vocero de las llamadas operaciones Mano de Metal  I y II, procedimientos llevados a cabo por el gobierno nacional contra el narcotráfico, el tráfico de oro y el tráfico de combustible, donde estuvieron involucrados sólo gente vinculada al Psuv así como una pila de funcionarios públicos.