Con la notable ausencia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, Gustavo Petro como presidente de Colombia junto a parte de su equipo y con el acompañamiento del ministro de Producción Nacional, Hipólito Abreu y de Transporte de Venezuela, Ramón Velásquez  Araguayán, en representación de Maduro Moros, este lunes se declaró abierta la frontera de más de 2 mil kilómetros que comparten ambas naciones.

En una nota publicada por DW Actualidad, se dijo que el domingo, cientos de personas atravesaban con normalidad los dos puentes habilitados para el paso peatonal entre el venezolano estado de Táchira y el colombiano departamento de Norte de Santander, con bolsas y carretillas cargadas de alimentos y diversas compras, mientras la seguridad era reforzada.

«El cierre hizo mucho daño (…) Vamos a ver si de ahora en adelante se puede oír otro cantar», comentó a la AFP Jairo Sayago, un comerciante de 55 años, en San Antonio, donde está el puente Simón Bolívar, que colinda con la ciudad colombiana de Cúcuta.

Por unas horas estuvo cerrado el cruce peatonal por el Simón Bolívar  para las actividades oficiales. 

A las 10H15 del lunes (14H15 GMT), camiones volvieron a pasar por allí con carbón, café y aluminio hacia Colombia y alimentos procesados y artículos de higiene hacia Venezuela, entre otros productos, de acuerdo a reportes adelantados por las autoridades. Vehículos de carga cruzan a la vez por el puente Francisco de Paula Santander, que comunica a la vecina Ureña con Cúcuta.

Durante el acto más que todo simbólico, los funcionarios hicieron entrega de rosas blancas, en una demostración de que ambas naciones quieren la paz y el progreso.