Robert Alvarado (@robertveraz)

Española/ Dame un abrazo de hermano/ Con sabor venezolano/ Para yo decirte un ¡OLE!… Eladio Tarife

Comienzo escribiendo con inspiración con aquella canción Española (https://www.youtube.com/watch?v=lAwURl4i8RQ)   escrita por La Pluma de Oro de Venezuela y barinés Don Eladio Tarife.

Fue interpretada por  Adilia Castillo y lo hago porque soy venezolano de aquellos orígenes vienen de Américo Vespucio, italiano, quien vio esas tierras tan hermosa y asoció los palafitos del lago de Maracaibo con las casas sobre el agua en Venecia, y por eso llamó Venezuela (‘pequeña Venecia’).

Nos caracterizamos esencialmente se basa en reírnos de todo para no morirse de una rabia.

Amamos escuchar música a toda hora del día; sea en el transporte público, caminando o en cualquier otro lugar, por eso soy venezolano.

Nací en un país que está justamente en el  continente americano que se llama  Venezuela.

Encontramos calidez, calidad humana, cercanía, solidaridad. Eso, además de los más hermosos paisajes, una deliciosa gastronomía, una música impresionante y una capacidad de su gente de disfrutar cada momento con una alegría que contagia y enamora.

Sentir orgullo de ser venezolano nos caracteriza a todos.  

Al extranjero le damos cobijo venga donde venga según comentan en el siglo XX como unos 3 millones de migrantes entre estadounidenses, chinos, italianos, españoles, alemanes, portugueses, franceses, colombiano, chilenos, ecuatoriano entre otros, que buscaban ascenso social y económico.

Los venezolanos preferían trabajar en el sector petrolero y se generaron espacios para la mano de obra no calificada colombiana, en el sector agrícola y en especial en la construcción.

Otros entraron por las crisis políticas dictadura, nuestra Venezuela la llamaban la Isla democrática para los perseguidos políticos de la región.

«En Venezuela se vive una libertad genuina. […] Miles de exiliados de la Argentina, Uruguay, Chile, Brasil y Bolivia se integraron a Venezuela, donde encontraron las posibilidades que sus patrias no les dieron», indicaba un artículo publicado en El País, en 1976, y que hoy parece ciencia ficción que muchos se le olvida esto.

Este paraíso que se llama Venezuela fue envuelta en algo que llamamos corrupción administrativa que al parecer ha existido siempre en el gobierno de Venezuela, solo que en la actual administración se exacerbó.

El gobierno de la quinta república hace gala de métodos por demás creativos en eso de meter mano a las arcas públicas. Poniendo de un lado el concepto de que la política es una ciencia que se supone fue creada para servirle al ser humano, sin distingos de ninguna índole.

Por eso se habla de procurar siempre el bien común, y para lograr tal objetivo son necesarias las ideas concentradas en proyectos viables y bien articulados.

Si a ver vamos, el político de la V,  y que revolucionario, dice ser un servidor del pueblo mientras es un gánster de la política algo muy notorio en esta mentada revolución.

Por eso para muchos la corrupción en Venezuela ha alcanzado nuevas dimensiones, inimaginables, a juzgar por la cantidad de dinero que se transa diariamente, especialmente en carros y viviendas de lujo, algo que ver con los llamados enchufados que controlan el poder en Venezuela.

Vino Chávez siguió lo mismo y sustituto fue el peor, no reconocieron sus errores como gobernante y aquellos que le hacen críticas a sus políticas le llaman golpista y esta revolución llegó a través de un golpe Estado que dio el comandante Chávez, un gobierno democrático de aquel entonces del  presidente Carlos Andrés Pérez pero aquellos que estuvieron en la intentona justifican el hecho, porque según ellos, esa acción el país pedía un cambio  como lo justifico el Dr. Rafael Caldera cuando dio el célebre discurso en el Congreso Nacional diciendo: “Es difícil pedirle al pueblo que se inmole por la libertad, por la democracia, cuando piensa que la libertad y la democracia no son capaces de darle de comer…”

Pero la realidad es otra. Estos señores acabaron el país. Vean el éxodo de venezolanos.

Dicen en forma jocosa que en cada esquina de una ciudad del mundo se encuentra un venezolano, que no quiere venir a Venezuela porque  está huyendo de la narcodictadura,  que muchos países a quienes Venezuela cobijó y refugió le cierran las puertas y le prohíben entrada y más con dolor aquel país fue su gran aliado económico como EEUU le dio la espalda, más no el pueblo americano sino el presidente Biden.

Cierra las puertas a la nación venezolana. Desde USA pasando por México, Centro y Sudamérica hasta la Patagonia, sus gobiernos han cerrado sus puertas a la migración venezolana, deportar a los ciudadanos venezolanos que tocan suelo norteamericano por sus fronteras terrestres, constituye un duro revés para miles de nuestros compatriotas que huyen del infierno madurista.

Espero que las distintas agencias internacionales de migrantes y refugiados, así como la OEA y la ONU han visibilizado y alertado sobre la migración forzosa, la violación de derechos humanos, restringido goce a las libertades fundamentales de los ciudadanos, la pobreza y hambre en el país; en contraste, “a la propaganda de la dictadura cruel que asegura que en Venezuela todo se arregló”.

Espero que el presidente de USA Joseph Biden haya leído mi carta abierta (https://www.lapatilla.com/2022/10/15/carta-al-presidente-biden-potus-por-robert-alvarado-robertveraz/)  que le envié la semana pasada del error político que está cometiendo en materia emigratoria en el caso Venezuela. Lo que sufre hoy un  venezolano en el exilio… Vea quienes están apostados en la frontera entre México y EEUU

Cualquier información o sugerencia por robertveraz@hotmail.com  robertveraz@gmail.com        grsndz629@gmail.com  o bien por mí teléfono 0414-1574645 y además pueden leer esta columna en mí página Web: https://robertveraz4.webnode.es/  y sigan mis comentarios y opiniones por @robertveraz en twitter e Instagram. Pueden ver mis videos en YouTube: Tips de @robertveraz. ¡Hasta la próxima semana, Dios bendiga a Venezuela!