Alex Vallenilla

La guerra o invasión, como cada bando quiera llamarle, entre Rusia y Ucrania, le dieron una oportunidad a Nicolás Maduro. Los norteamericanos se quitan un costo político en EEUU, pero la dirigencia opositora de la Plataforma Unitaria, lo paga.

La verdadera razón de la relajación de sanciones, para que Chevron opere en Venezuela, es la crisis en que Joe Biden ha metido a EEUU en materia energética. Sin más remedio, los neoconservadores, han tenido que recurrir a Maduro, y utilizar a sus fichas incondicionales, en una supuesta “mesa de negociaciones” en México.

Las reservas petroleras estratégicas de EEUU (SPR), se encuentran por debajo de la tasa de 1985. Nunca desde ese año, ese indicador había caído por debajo de los 400 millones de barriles. Desde antes de 1990, los norteamericanos la mantuvieron sobre los 500 millones de barriles, hasta que llegó Biden al poder.

El conflicto entre Rusia y Ucrania, los rusos lo han trasladado hábilmente al mercado petrolero. Después de las sanciones a Rusia, el petróleo se disparó al alza, lo que perjudica a la economía estadounidense.

La guerra del petróleo

Para Biden, el petróleo debe estar por debajo de 60 dólares. Mientras que, para Putin, sobre 100 dólares. Ambos precios indican quienes están dominando la escena global en esa confrontación.

Recuperar las reservas petroleras estratégicas de EEUU, significa un alto costo. El gobierno de Biden y los europeos, promueven un precio tope al petróleo de Rusia, lo cual está fallando.

Si EEUU decidiera comprar crudo para reponer sus reservas, las cuales ha estado liberando desde la guerra en cuestión, haría que el precio del barril se vaya muy por encima de los 150 dólares. Esto sería una victoria de Putin y una dura calamidad para Europa, que cada día cuestiona la acción de EEUU.

Esta confrontación energética no es nueva. En realidad, empezó en 2014, con el gobierno de Barack Obama, el cual se propuso sacar del mercado petrolero a Libia, Venezuela e Irán.

Los dos primeros países perdieron su capacidad productiva y con el tercero debió implementar sanciones por el tema nuclear. Obama estuvo en 2015 en China, ofreciendo petróleo de esquistos a los asiáticos y solicitó que no se debía comprar más petróleo pesado a Venezuela.

Casualmente, bajo la gestión de Rafael Ramírez, un representante del chavismo, ahora enfrentado al madurismo, se gestó la crisis de Pdvsa, que se extendió en la era de Maduro.

Las fichas

La oposición venezolana, que tenía bajo control la Asamblea Nacional, recibe apoyo de EEUU y Europa, para designar a Juan Guaidó como “presidente interino”.

Lo único que logró el ex diputado Guaidó, reconocido como presidente por varios países de Occidente, tiene que ver con los intereses de Washington. Los norteamericanos necesitaban evitar que los rusos entraran al mercado energético de EEUU, vía Citgo, porque la directiva que existía, respondía a Maduro.

Al designar al “presidente interino”, la Casa Blanca podía justificar ante la justicia norteamericana, desalojar a la directiva de Maduro, e instalar la de Juan Guaidó, sin tener que llegar a un juicio, por demanda de Venezuela, bajo el control de Maduro. Además, de negociar la liberación de Leopoldo López.

De esta manera, la oposición entrega su conducción a la Casa Blanca y a la llamada “comunidad internacional”. Ahora Washington, sediento de petróleo, en vista de la crisis desatada en Europa, se acerca a Maduro y pone a sus fichas a firmar un acuerdo, para guardar las formas en EEUU. Los norteamericanos dirán que hay “diálogo” y “negociaciones” en Venezuela, mientras los opositores la Plataforma Unitaria, deberán conformarse con lo que Maduro acuerde directamente con la Casa Blanca.

En México no hubo una negociación, hubo una imposición y decisión, en función de los intereses de cada parte.

Resultados

Los norteamericanos podrán llevar petróleo, en condiciones muy favorables, mientras Chevron se cobra 2.000 mil millones de dólares. Eso no es nuevo, en medio de la crisis, los chinos, que se presentan como amigos de Maduro, también llevan petróleo con enormes descuentos.

 

Maduro logra un paso en su ruta, de ir reduciendo sanciones en el tema petrolero. Aunque la PU diga que Chevron no entregará “un centavo” a la administración Maduro, en realidad eso no lo ha hecho, las regalías e impuestos las paga la empresa mixta, en que Chevron es socia con Pdvsa. Además, existen incentivos indirectos, porque se agregarán barriles, habrá otras inversiones puntuales, y flujo de divisas, que antes no tenía el madurismo. A ello debe agregarse que, Venezuela recibirá solventes desde EEUU, necesarios para las mezclas de crudo y fabricación de gasolina, lo que viene haciendo Irán, China y Rusia, desde que se cortó el suministro desde Citgo.

 

La oposición de la PU, en una situación muy difícil, apenas puede decir que se logró un “acuerdo social” y que la ONU, manejará los fondos liberados de Pdvsa, unos 3 mil millones de dólares. Hay que destacar, que la ONU ya lo hace desde hace tiempo en Venezuela, con la UNICEF, aunque esto último ha sido muy silenciado por muchos medios de comunicación. Los planes de vacunación, la atención a personas desnutridas, la reparación de sistemas de agua potable de hospitales y ambulatorios, la reparación de algunas plantas eléctricas, las viene hacienda la ONU en Venezuela. Pero no todo es malo para la PU, el fiel cumplimiento de estos acuerdos, les puede garantizar el respeto en algunas gobernaciones y alcaldías en próximas elecciones.

LA GRÁFICA: las reservas petroleras de EEUU

Según los datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE), las reservas petroleras estratégicas (SPR) de EEUU, se están desplomando. Para octubre de 2022, hay 400 millones de barriles. Una marca que está por debajo el mínimo de 1985. En el marco del conflicto entre Rusia y Ucrania, la caída de las SPR se acentuó, lo que enciende las alarmas en ese país. La crisis energética, obligó a Washington a liberar cientos de millones de barriles. Recuperar los barriles perdidos en las circunstancias actuales, podría hacer saltar el precio del barril sobre los 150 dólares y es por esto que finalmente se concede total libertad a Chevron para bombear crudo de Venezuela.

*Nos leemos la próxima semana*

Twitter: @alexvallenilla