Los diarios español El País, francés Le Monde, inglés The Guardian, estadounidense New York Times y el semanario alemán Der Spiegel pidieron el lunes a Washington que retire los cargos contra el fundador de Wikileaks, Julian Assange, por la filtración masiva de documentos clasificados.

«Obtener y revelar información delicada es una parte fundamental del trabajo diario de los periodistas», escribieron los responsables de los cinco periódicos, subrayando que «si este trabajo se criminaliza, nuestro discurso público y nuestras democracias se debilitan considerablemente».

Estados Unidos reclamó al Reino Unido la extradición del australiano, de 51 años, para juzgarlo por la difusión a partir de 2010 de más de 700.000 documentos confidenciales sobre sus actividades militares y diplomáticas, especialmente en Irak y Afganistán, que dieron lugar a la publicación de una serie de artículos por estos cinco grandes diarios.

De ser declarado culpable de espionaje, Assange podría ser condenado a 175 años de prisión.

Tras siete años refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, Assange fue detenido por la policía británica en 2019 y actualmente está recluido en una prisión de alta seguridad a la espera de su recurso contra la decisión del gobierno británico de extraditarlo, lo que alejaría el final de su periplo legal.

Los cinco diarios consideran que «transcurridos 12 años desde la publicación» de los primeros documentos «ha llegado el momento de que el gobierno de Estados Unidos ponga fin a su persecución a Julian Assange» porque «publicar no es un delito».

El grupo de directores y editores, que trabajaron todos con Assange, recuerda asimismo que «sintió la necesidad de criticar públicamente su conducta en 2011, cuando se divulgaron copias no editadas de los documentos».

«Algunos de nosotros nos preocupan las acusaciones que aparecen en el sumario, según las cuales intentó ayudar en la intrusión informática de una base de datos secreta», afirman.

«Pero ahora nos unimos para expresar nuestra profunda preocupación por la persecución continuada a Julian Assange por obtener y publicar materiales clasificados», aseguran en su carta abierta.

Señalan asimismo que la vieja ley de 1917 contra el espionaje a la que se recurrió en este caso bajo la presidencia estadounidense de Donald Trump «nunca se había utilizado para procesar a un editor o a una cadena».

«Esta inculpación sienta un peligroso precedente y amenaza con socavar (…) la libertad de prensa», añaden. (afp)