Pedro Castillo, presidente de Perú, decidió este miércoles disolver el Congreso Nacional y decretar un Estado de Excepción en el país andino. Para ello cuenta con el respaldo de las Fuerzas Armadas Nacionales que a puerta cerrada realizó un encuentro entre los altos mandos y posteriormente emitió un comunicado donde el componente militar le brinda su respaldo al actual mandatario nacional.

De acuerdo a las agencias internacionales de noticias, el presidente de Perú, Pedro Castillo, decretó este miércoles la disolución temporal del Congreso e instauró un «gobierno de emergencia nacional», horas antes de que el Congreso debatiera una moción de vacancia (destitución) en su contra que podría haberlo apartado de la jefatura del Estado.

Desde su llegada al poder, este maestro de escuela que derrotó a la política tradicional peruana, dicen que respaldado por los restos de la guerrilla peruana denominada Sendero Luminoso, que se pensaba había sido extinguida por el presidente Alberto Fujimori, en la década de los noventas luego de los hechos de la embajada japonesa y la Cantuta, no ha tenido un segundo de paz política.

El presidente peruano también ordenó la reorganización del sistema judicial, que incluye el Ministerio Público, la Junta Nacional de Justicia y el Tribunal Constitucional.

Asimismo, dictaminó que los residentes del país entreguen a la Policía Nacional las armas ilegales que tengan en su posesión en un plazo no mayor de 72 horas. “Quien no lo haga comete delito sancionado con pena privativa de la libertad que se establecerá en el decreto ley”, sentenció.

También dictó que la Policía Nacional, «con auxilio de las Fuerzas Armadas, dedicarán los esfuerzos al combate de delincuencia, corrupción y narcotráfico, a cuyo efecto se les dotará de los recursos necesarios». 

La inestabilidad política ha devaluado la moneda peruana, que era una de las más fuertes de América Latina, gracias a las políticas económicas aplicadas por Fujimori durante sus 10 años de gobierno y ha generado una crisis económica que se profundizó con la aparición del covid.

Castillo luego de disolver el Congreso, anunció un nuevo Parlamento que tendrá «facultades constituyentes para elaborar una nueva Constitución en un plazo no mayor de nueve meses».

«A partir de la fecha y hasta que se instaure el nuevo Congreso se gobernará mediante decretos ley”, señaló.

Además, decretó un toque de queda a escala nacional a partir este miércoles desde las 10:00 p.m. hasta las 4:00 a.m. del jueves.