Esposado y en helicóptero salió el presidente Pedro Castillo de la sede de la comandancia de Policía de Lima. Como si no fuera suficiente la realidad que ahora vive, fue trasladado a la misma prisión donde está recluido ALberto Fujimori, Diroes, recinto carcelario construido para presos VIP.

Mediantes videos se conoció anoche en la madrugada como quien intentó dar un golpe de Estado para evitar la decisión del Congreso Nacional que éste miércoles lo declaraba en «vacancia» y por lo tanto debía salir del poder y rendir cuentas ante la justicia, terminó saliendo detenido y rodeado por uniformados, policías, que lo llevaban sin mucho protocolo.

 

Mientras tanto, más temprano, quien era la segunda de confianza de Pedro Castillo, Dina Boluarte, asumió como presidente intertina y lo primero que hizo fue suspender el Estado de Excepción que había decretado Pedro Castillo, para suspender el Parlamento y llamar a una nueva redacción de la Constitución Nacional.

 

El penal de Diroes está ubicado en Barbadillo, en el distrito limeño de ATE. Allí el otro preso político importante con sentencia firme, es Alberto Fujimori.

La Fiscalía peruana inició las acciones para conseguir las pruebas de que Pedro Castillo cometió el delito de rebelión. Si se llega a comprobar, que seguramente lo van a lograr, a Castillo le tocarían de 10 a 20 años de cárcel y/o expatriación.