Fueron dos horas y media de terror la que vivió la Argentina, desde sus pantallas, los que no viajaron a Qatar, y en el estadio, los que pudieron ir a ver jugar la selección pero valió la pena.

Messi hizo los dos goles del partido aunque Holanda o como se les dice ahora Países Bajo empató en un alargue de 10 minutos, algo que se ha convertido en una situación común pero que los jugadores argentinos resintieron porque la tensión que vivían era muy alta.

Luego se llegó a la etapa de los penales. De repente la hinchada argentina en Buenos Aires empezó a sentir que cabía la posibilidad de que no se pasara a semifinales pero no dejaron de tener esperanza en su equipo.

Todas las almas estaba puestas en Messi, quien no los defraudó. Al final Argentina le ganó a Países Bajos con goles de Messi, Paredes, Montiel y Lautaro. Cuatro por tres fue el resultado final.

Ahora la oncena albicelentes se verá con Croacia que viene de eliminar a Brasil. Lo hará el martes en horas de la tarde.

Nuevamente Argentina se paralizará. Y es que el fútbol va en la sangre de todos.