“Intereses corporativos de servicios de turismo en alianza con sectores mineros, se han asociado para atentar contra los derechos de los pueblos indígenas Pemón Kamarakoto en el Valle de Kamarata, territorio ancestral de este pueblo”.

Esto dice el comunicado de la Organización Regional de Pueblos Indígenas de Amazonas (Orpia) que vía nota de prensa hicieron llegar a los medios de comunicación social que publica en una nota de prensa Kape Kape.

Los indígenas al parecer enfrentan un recurso de amparo solicitado por una empresa de turismo, que les permite el uso de paso por las llamadas tierras ancestrales de los indígenas pemón, del sector II Kamarakoto de la Gran Sabana.

El territorio en disputa sobre el que tribunales de Ciudad Guayana libraron el Recurso de Amparo, “es de obligatorio paso para los indígenas que transitan la zona al constituir el camino tradicional al Auyantepuy, pero se ha convertido en un espacio de confrontación entre comunidades indígenas y las autoridades y propietarios que tienen la custodia del campamento”.

La nota de Orpia y del Grupo de trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI) de la Universidad de Los Andes, refiere también que “las concesiones en Parques Nacionales hábitats indígenas para desarrollar actividades ecoturísticas, pasan obligatoriamente por el consentimiento de la comunidad indígena, al ser ellos propietarios de las bienhechurías allí existentes por la posesión que tienen de la tierra”.

Denuncian que “existe un desconocimiento hacia la Jurisdicción Especial Indígena (JEI) por parte de la justicia ordinaria de los juzgados con sede en la ciudad de Puerto Ordaz, al declarar con lugar un recurso de amparo por el derecho al libre tránsito de un tercero no indígena”, lo cual “viene a dejar sin efecto el recurso que desde el derecho indígena la JEI del Sector II Pemón Kamarakoto, le otorgó a los derechos colectivos de la comunidad Pemón y del campamento de Uruyen en el Valle de Kamarata, en contra de este tercero no indígena”.

Agregan que no contentos con eso, “se valen de su poder económico para intentar torcer la justicia, llevando al banquillo de los acusados a nuestros hermanos indígenas pemón del Sector II Kamarakoto, en los tribunales con sede en la ciudad de Puerto Ordaz, del estado Bolívar”.

Además de exigir el cese del hostigamiento y persecución, los indígenas de Amazonas exigen también que se detenga “la judicialización y criminalización de las decisiones de las autoridades legítimas indígenas” y el “reconocimiento por parte de la jurisdicción ordinaria de las Jurisdicciones Especiales Indígenas, como instancias de administración de justicia y de gestión de los territorios indígenas”.

Mientras las autoridades generales y comunitarias del pueblo pemón del municipio Gran Sabana se declararon en sesión permanente y se solidarizaron con el profesor Domingo Castro, cacique general del sector II Kamarata-Canaima ante la situación que está viviendo por esta controversia judicial con su territorio.

Nota de redacción

¿Será esa la zona donde recientemente las FANB puso en marcha la Operación Autana dentro del parque Nacional Canaima?