La presidenta de Perú, Dina Boluarte, anunció este lunes,  minutos después de la medianoche, que enviará al Congreso un proyecto de ley para adelantar las elecciones generales a abril de 2024, una reclamación de los manifestantes que han salido en los últimos dos días a las calles en unas protestas en las que han muerto dos personas.

«He decidido asumir la iniciativa para lograr un acuerdo con el Congreso para adelantar las elecciones generales para abril de 2024. En los próximos días remitiré al Congreso un proyecto de ley de adelanto de las elecciones», dijo Boluarte en una alocución, recoge el cable de la agencia alemana de noticias en español, DW Actualidad.

Estado de emergencia 

La mandataria también declaró este lunes un estado de emergencia «en las zonas de alta conflictividad social», en las que se han reproducido con más fuerza las manifestaciones que reclaman su renuncia y el adelanto de elecciones y en las que han fallecido dos personas.

Lo más insólito de lo que ocurre en Perú, es que las encuestas dieron a conocer el alto rechazo de la gente contra el Congreso Nacional, no así contra Pedro Castillo; y ante el hecho cierto que el Parlamento lo iba a desconocer como Presidente, aplicando la figura de la vacancia, Castillo tomó la decisión de decretar un Estado de Excepción y disolver el Congreso. Sólo que luego que lo hizo fue detenido, acusado de traición a la patria.

«Anuncio declaratoria del estado de emergencia en las zonas de alta conflictividad social (…). He dado las instrucciones para que se recupere pacíficamente el control del orden interno sin afectar derechos fundamentales de la ciudadanía», dijo en una alocución en la que no detalló a qué zonas se refería.

En tanto, la Junta de Portavoces del Congreso peruano acordó este domingo invitar al presidente del Consejo de Ministros, Pedro Angulo, y a los titulares de Defensa e Interior para que informen sobre los hechos ocurridos en la región Apurímac, donde al menos dos manifestantes murieron en la ciudad de Andahuaylas.

Las movilizaciones de protesta estallaron, de forma aislada, en Andahuaylas y otras ciudades de Perú el mismo día que el presidente Pedro Castillo fue destituido por el Congreso, después de ordenar la disolución del Parlamento y el establecimiento de un gobierno de emergencia. jc (efe, La República)