Un grupo de manifestantes que protestan contra el gobierno y el Congreso de peruanos quemó este miércoles  varios ambientes de la municipalidad provincial de Espinar, en la región surandina de Cusco, así como vehículos de empresas mineras en esa localidad.

En la municipalidad de Espinar, un grupo de personas prendió fuego a una caseta, la oficina de una gerencia municipal y otros ambientes del edificio, según mostraron las imágenes de varios medios de comunicación, aunque no se han reportado heridos por ese ataque, recoge DW Actualidad.

Un contingente de la Policía Nacional acudió a resguardar la municipalidad de Espinar, mientras que los bomberos de esa ciudad andina acudieron a sofocar el incendio.

Sin embargo, en Espinar también fueron blanco de los manifestantes varios vehículos que trasladan minerales de los yacimientos ubicados en Cuzco y la vecina Apurímac, donde estallaron las protestas el último fin de semana.

Estado de emergencia

Los manifestantes ingresaron en una sala de máquinas de una empresa privada, donde había vehículos encapsulados para trasladar minerales, y quemaron varias unidades, según reportó el portal del diario Correo.

Igualmente, otro grupo de personas se enfrentó a la Policía que resguardaba el ingreso a la mina Antapaccay para intentar acceder al lugar.

Este miércoles, el gobierno de la presidenta Dina Boluarte decretó el Estado de Emergencia, a nivel nacional, por 30 días para que la Policía Nacional cuente con el apoyo de las fuerzas armadas para recuperar el control del orden público, liberar las decenas de carreteras tomadas por manifestantes y proteger instalaciones de servicios a la ciudadanía como los terminales aéreos y medios de transporte.

Durante el estado de excepción, quedan suspendidos algunos derechos constitucionales como la inviolabilidad de domicilio, libertad de tránsito, libertad de reunión, y libertad y seguridad personales. mg (efe, La República)