La feroz tormenta invernal que azota Estados Unidos desde hace varios días causó la muerte de al menos 47 personas, incluidas 25 en un solo condado del estado de Nueva York, y está lejos de terminar, advirtieron autoridades este lunes, tildándola de «tormenta del siglo».

«Es demasiado pronto para decir que se acabó», dijo la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, y agregó que aún se esperaba que cayeran 30 cm de nieve más, recoge un despacho de DW Actualidad.

«Es claramente la tormenta de nieve del siglo», agregó durante una conferencia de prensa en Buffalo, su ciudad natal.

Aunque la intensidad de la tormenta ya no es la de los últimos días, «todavía es peligroso estar afuera», señaló Hochul.

La región oeste del estado de Nueva York, fronteriza con Canadá acostumbrada al frío gélido y a las intensas nevadas, está sepultada bajo un manto de nieve, soportando temperaturas polares desde la semana pasada.

El número de muertos en el condado de Erie el domingo por la noche era de 13, pero desde entonces los servicios locales han confirmado la muerte de 12 personas más, «lo que eleva el total de muertes por la ventisca a 25», informó Mark Poloncarz, responsable de este condado.

Algunas personas han sido encontradas muertas en sus autos, y otras han fallecido de un paro cardíaco al tratar de limpiar la nieve mientras las temperaturas aún son bajas, dijo en rueda de prensa.

Agregó que se prevé encontrar más víctimas. El número de muertes confirmadas por las autoridades en nueve estados del país ahora es de al menos 47. En Ohio, los accidentes de tráfico relacionados con la borrasca acabaron con la vida de nueve personas, confirmó a la AFP la Patrulla de Caminos del estado.

Biden envía mensaje a familiares de fallecidos

«Mi corazón está con quienes perdieron a sus seres queridos este fin de semana festivo», tuiteó el lunes el presidente estadounidense, Joe Biden, indicando que llamó a la gobernadora y prometiendo proporcionar los recursos federales necesarios. 

Miembros de la Guardia Nacional y otros socorristas ya rescataron a cientos de personas de autos cubiertos de nieve y casas sin electricidad, pero las autoridades señalaron que sigue habiendo gente atrapada.

La electricidad se restableció en unos 13.000 hogares en las últimas 24 horas, pero más de 12.000 siguen sin servicio, señaló Poloncarz, y aclaró que algunos no podrán estar conectados a la red antes del martes.

El sábado, los cortes de energía en todo el país afectaban a casi 1,7 millones de hogares, según el sitio especializado poweroutage.us.

Desde la noche del miércoles, Estados Unidos se ve azotado por esta tormenta de rara intensidad, cuyos vientos polares han provocado fuertes nevadas, especialmente en la región de los Grandes Lagos.

Durante el fin de semana, se registraron temperaturas bajo cero en 48 estados de Estados Unidos, incluidas comunidades de Texas a lo largo de la frontera con México, donde algunos migrantes recién llegados tenían dificultades para encontrar refugio.

Decenas de millones de estadounidenses vieron trastocada su Navidad por cortes de energía masivos, carreteras intransitables y miles de vuelos cancelados, que causaron caos en los aeropuertos.

Se espera que el tiempo mejore gradualmente a medida que avanza la semana. mg (afp, CNN)