Carmen Carrillo
Desde agosto de este año el M/G. Carlos Leal Tellerías, Ministro para el Poder Popular para la Alimentación, tiene sobre su escritorio un informe del estado Bolívar donde se determina que por lo menos 4 mil familias nunca recibieron la bolsa clap; que se “perdieron” más de 200 mil combos clap; se «dañaron» más de 20 mil toneladas de pollo y bodegueros “fantasmas” cobran y se dan el vuelto en la estructura de funcionamiento de Mercal, Alimentos Bolívar y operativos relacionados con la distribución de alimentos en la población.

Nadie tiene claro porque no se ha iniciado una investigación sobre este caso que atenta, como diría el presidente Maduro contra la estabilidad alimentaria de 4 mil familias, en principio, (podrían ser más); y que estadísticamente afecta a unas 200 mil personas, si se multiplica por 5, factor promedio por miembros de familia por 4 mil.

El informe que tiene Tellerías  señala que la mercancía, víveres secos y proteína, siempre se daña pero que dañada y todo es enviada a una finca en el municipio Roscio, cuyos dueños nadie conoce o nadie quiere decir de quien es. 

El nombre de la finca es Guanaraipa y está localizada en las inmediaciones de la manga de coleo de Guasipati y si la memoria no me falla es hacia las afueras del pueblo en dirección a Brasil. El recurso presuntamente dañado, mercancía, víveres secos y proteína desviado a la finca, allí desaparece.

Pensando positivamente hay que creer que esa mercancía, al estar dañada, fue incinerada o entarrada. Siempre hay que presumir la buena fe; la mala se prueba.

Ahora, la investigación realizada por la dirección territorial del estado Bolívar, determina que hay un desfalco a la nación y que se incurre en la comisión de varios delitos.

Un verdadero dolor de cabeza
Al parecer la situación no sería de este año. Por lo menos desde hace más de 6 años, ocurren dichas irregularidades en la distribución de alimentos por parte de Mercal y de Alimentos Bolívar.

Pero además se deja claro que todas las instituciones del estado Bolívar que reciben mercancía de Mercal o de Alimentos Bolívar, todas, reciben una cantidad de productos y declaran otra cantidad.

Es decir, descargando la mercancía desde el camión y dejándola en los centros de recepción, en menos de 300 metros, se pierde la carga.

El reporte militar establece que el estado Bolívar está conformado por 11 Municipios y 47 Parroquias, siendo el más extenso del país.

La población se ubica en 1.824.000 Habitantes, divididos en 2.496 Clap en todo el estado, de los cuales Alimentos Bolívar atiende la cantidad de 1.539 y Mercal 957.

Pero además existen 101 Bases de Misiones registradas en el estado, según censo presentado por el Coordinador Estadal.

Otro detalle que destaca el informe militar es que al ser un estado fronterizo y tener la explotación de los recursos auríferos, la entidad tiene el atractivo para la comercialización de los productos (bolsas Clap y Proteínas) de manera ilegal, “lo que puede dejar a una gran parte de la población, sin el abastecimiento oportuno de los productos subsidiados por el Estado Venezolano”, precisan en el reporte.

Denuncias anónimas
En el reporte al ministro de la Alimentación, se señala que “el sobre precio de las bolsas y el manejo de los Censos, por parte de los responsables de la distribución de los alimentos (Comercializadoras), ha generado malestar y descontento en buena parte de nuestro pueblo más necesitado, con un alto porcentaje de denuncias e incidencias negativas”.

Las denuncias de carácter anónimo, son de todo tipo. Van desde irregularidades en el manejo de la distribución de bolsas Clap y Proteínas en el estado Bolívar, por parte de los Jefes o Directores, hasta uso de códigos de bodegueros que ni siquiera están en el país.

Los trabajadores de la Red de Distribución Pública, por miedo, omitieron sus nombres, ya que temen por sus vidas y puestos de trabajo, lo que indica que también hay una mafia dentro de Mercal y Alimentos Bolívar.

Sin embargo, a pesar del miedo, los denunciantes aportaron argumentos de relevancia que obligaron a una revisión y auditoria urgente para constatar y determinar la veracidad de dichas informaciones,  según el reporte militar.

Por ejemplo, se ha constatado que existen una serie de irregularidades y violación de las Leyes y Reglamentos en Materia Agroalimentaria, “por lo cual pudiéramos estar ante la presunta comisión de delitos contra la Nación”, dice el informe militar.

Hasta ahora y de acuerdo a los delitos, cometidos por los jefes de Alimentos Bolívar; Mercal; Operativos de Soberanía Alimentaria, entre otros, se violentan varios artículos, todos los cuales acarrean pena de cárcel para quienes están al frente de los organismos relacionados con la distribución de alimentos en Bolívar.

Así se cita el artículo 119 (Ley Orgánica de Seguridad y Soberanía Alimentaria), donde se establece que “quienes intencionalmente destruyan o permitan el deterioro de reservas estratégicas de alimentos, almacenes en los silos, depósitos o agroindustrias estadales, serán sancionados con penas privativas de libertad.”

Se agrega el artículo 120 (Ley Orgánica de Seguridad y Soberanía Alimentaria), y se señala que “quienes efectúen la sustracción de los productos almacenados, con fines de reserva estratégicas en los silos, depósitos o agroindustriales estatales, serán sancionados con pena privativa de libertad”.

Se menciona el artículo 79 (Ley del sistema nacional integral agroalimentario), en el Numeral 10 que establece que “incumplir con la obligación de garantizar las condiciones de conservación requeridas para evitar el deterioro de los productos agroalimentarios”; Numeral 14 que “acaparar, ocultar o desviar productos agroalimentarios”, son delitos.

Se espera que se inicie la investigación por esta situación que implicaría además de los actuales jefes de Alimentos Bolívar, Mercal y todos los jefes de las oficinas relacionadas con la distribución de alimento, hasta la actual alcaldesa del Municipio Piar, la señora García, quien fue la primera jefa de Mercal y recomendó al actual jefe de Alimentos Bolívar, Yanni Alonso, quien si la memoria no me falla, actualmente es diputado.