Carmen Carrillo

En la cava del Centro de Acopio del Mercal La Sabanita del municipio Angostura del Orinoco, fue donde se “perdieron” las 20.385 Toneladas del rubro proteína (pollo), dejando de beneficiar a de más de 4.000 familias, en el estado Bolívar.

Así lo recoge el informe que tiene en su poder desde agosto de este año, el Mayor General, ministro de la Alimentación. Todavía no ha pasado nada. A pesar de lo grave del asunto.

Es más, sin que se piense que me estoy burlando (que a veces provoca), Tarek El Aissami debería haber hecho la denuncia diciendo que se trabaja en la Operación Manos de comida y seguramente habría una gran cantidad de funcionarios del estado detenidos.

El reporte al militar señala que todo ese alimento se dañó y por motivos de omisión, negligencia o descuido, por parte de los encargados de la Misión Alimentación, no se tomaron las medidas al momento para impedir que el pollo perdiera la cadena de  frio.

Se recoge en la investigación de que “en vista de lo antes expuesto, cumpliendo instrucciones de la superioridad de Minppal, esta Dirección Territorial, procedió a la desincorporación e inutilización del pollo en mención, en fecha 14AGO22, con la verificación y acompañamiento por parte del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria del

Estado”.

El informe es tan detallado que por ejemplo se específica que en junio de este año la pérdida de pollo fue de 7 toneladas y media.

En julio fue de 8 toneladas y en agosto de 4 toneladas 885 kilos, para un total de 20 toneladas 385 kilos y nunca se dijo nada.

Con tanta hambre en Venezuela por el costo de los alimentos y pasan estos detalles.

En metros se perdía el pollo

Se detectó, por ejemplo, que en al Hospital Rosario Vera Zurita del municipio Gran Sabana, le fue asignado en mayo de este año,  por parte de la Comercializadora Mercal, la Sabanita de 590 kilos de pollo pero sólo se recibieron 461 kilos.

El personal de dicho centro de acopio de La Sabanita se negó a pesar el pollo, por lo que el faltante fue de 129 kilos.

Ese mismo hospital en el mes de Julio recibió la asignación del mes de junio por parte de Mercal.

En esta ocasión la cantidad fue de 440 kilos de pollo que tampoco fue pesado por parte del mencionado centro de acopio, recibiendo la cantidad de 273 kilos por lo que faltaron 177 kilos de pollo.

Dicha proteína habría sido entregada en mal estado, además, eso a pesar de los esfuerzos de salvarlos no se pudo recuperar.

Discrecionalidad pura

El reporte al Mayor General, ministro de Alimentación señala que esa proteína “perdida”, es decir el pollo, es el que se utiliza también en Programas Especiales y Feria del Campo Soberano, “los cuales son utilizados a discreción por el Jefe Estadal de Mercal, Yanni Alonso, quien a su vez es el Presidente de Alimentos Bolívar y Autoridad Única de Alimentación en el estado”.

Como ejemplo se señala que Mercal le despacha para el comedor de Alimentos Bolívar 150 pollos semanales para su sede principal en Ciudad Bolívar, siendo Alibol también una comercializadora que genera ingresos propios para poder sufragar gastos.

De igual forma se despachan bolsas de comida para gastos, como aliños, del comedor de Alimentos Bolívar.

Otro ejemplo presente en el informe, señala que el 22 de agosto de este año, salió del Centro de Acopio la Sabanita en Ciudad Bolívar la cantidad de 1058 unidades del rubro pollo con un peso total de 2.155 kilogramos, del Programa Feria del Campo Soberano con destino a Mercal Caroní, para atender los CDI.

El pollo aparece como recibido en el sistema logístico, pero la distribución de esa proteína fue para trabajadores de Mercal con 560 pollos, 75 para el comedor de Alimentos Bolívar,  321 y Chirica, y 300 pollos fueron despachos para el Programa de los cubanos (Leduan 0414-8717926),  quedando un remanente de 123 pollos.

Ese remanente fue trasladado a la bodeguera Teolinda Villarroel por instrucciones presuntamente de la ciudadana Francis Flores, coordinadora de Abastecimiento de Mercal Bolívar sin tener destino específico para su distribución.

Todos estos despachos no se pueden facturar por el sistema logístico ya que son programas diferentes, por ejemplo los CDI, son programas especiales, y el pollo se encuentra en el sistema logístico como programa Feria del Campo Soberano, se precisa.

También ocurre este desorden con el Clap

Se detecta además que hay salida de Combos clap y mermas a través de actas de traslado de mercancía sin la debida justificación, no colocando en algunos casos el destino de los mismos.

Menciona el informe que en los meses de Marzo y Abril de este año, se recibieron en Mercal Caroní, cinco gandolas con guía Sunagro para Alimentos Bolívar, con aproximadamente 9.000 Bolsas Clap, provenientes de la Comercializadora El Maizal.

Se precisa que hubo un desvió de ruta a pesar que es, para el mismo estado, siendo autorizado por  Francis Flores, coordinadora de Logística de Mercal Bolívar.

Así se tiene que:

*La guía Sunagro viene direccionada para Alimentos Bolívar.

*Dichas gandolas fueron recibidas en los Almacenes más no registradas en el sistema Logístico de Mercal, para el control de Inventario.

*Se recibió con acta de Resguardo, autorizado por Francis Flores, Coordinadora de Logística.

*Fueron incorporadas al inventario para cubrir un déficit de bolsas clap por arrastre de inventario,  generado durante la campaña para elecciones de gobernadores y alcaldes, en

los meses de Agosto-Septiembre del 2021.

*No se generó ningún documento o ajuste del sistema Logístico.

*Igualmente en el centro de acopio la Sabanita de Mercal, se recibieron 7 gandolas con aproximadamente 14.000 bolsas clap que eran para Alimentos Bolívar.

Cuando llegaron las de mercal fueron enviadas a alibol para pagar la deuda, siendo incierto la recepción de los mismos en alibol, debido a que la comercializadora no brinda información de la recepciones y salida de los combos clap.

Cierra el reporte con que en vista de lo antes mencionado existe una cantidad de cientos de Bolsas clap, no justificadas y faltantes en los inventarios del centro de acopio de Mercal, debido a entregas fuera del contexto de atenciones clap, sacados para apoyos varios tales como  apoyos institucionales, apoyos personales, apoyo mensual a una iglesia donde es familiar (la hermana) del Jefe Estadal de Mercal, Yanni Alonso,  sin su respectiva cancelación y en muchas oportunidades sin ninguna guía de despacho, no siendo descontado del inventario, ni facturado por el sistema logístico.

Otro detalle explicado en el informe al Ministro de la Alimentación es que las bolsas sacadas bajo la modalidad de alianza, que debería ser para el buen funcionamiento del centro de acopio (servicios y reparaciones), cosa que no ocurre porque es posible observar la visible decadencia y el mal estado de las instalaciones, las cavas, las plantas eléctricas, los montacargas y la cantidad de traspaletas dañadas.

¿Alianzas o negocios?

El reporte también determina que en seis meses por la modalidad de alianza se entregaron 18 mil bolsas clap.

Esto de acuerdo a los datos aportados por Yusleidys Marcano, titular de la Cedula de Identidad No. V-14.402.729, ex Jefa del Centro de Acopio de Mercal Caroní, hasta el mes de Julio 2022.

Las explicaciones de la ex funcionaria señalan que el manejo de la merma se ha hecho uno de los métodos, para poder sacar del inventario y sin tantas averiguaciones productos de manera recurrente, justificando a través de un informe de control de calidad, la desincorporación de las bolsas que según están en mal estado, siendo indetectable su control posterior y su verificación.

Alguno de los ejemplos citados son:

*Por instrucciones de la autoridad única de alimentación en el estado, se le despacha gran parte de la merma a una Finca de nombre Guanaraipa, ubicada vía Guasipati sector el Piso, en el estado Bolívar.

Esta finca no tiene código para comprar por mercal. El 26AGO22 de la sede de Alimentos Bolívar, salió la cantidad de 1.300 kilos de merma, no apta para el consumo humano con destino a la Finca Guanaraipa.

Al día siguiente, 27AGO22, de la instalaciones de Mercal Caroní, salieron con destino hacia mencionada finca, la cantidad de 2.078 Kilogramos más de merma, para un total de 3.378 Kilogramos (3,38 Tn.) entre ambas Comercializadoras.

Lo único que avala esa presunta merma es un Informe de Control de Calidad de Cada Centro, no siendo cancelada, siendo despachada solo con un acta de Salida, obviando el Aval del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria del estado.

Para ello se alegó que  la Contraloría Sanitaria no responde a su llamado.

Desde el ente que realizó esta investigación se llamó al Jefe estadal del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria en el estado,  Amador Espinoza, quien manifestó no tener solicitud de ningún tipo por parte de la comercializadora.

Hay que hacer la salvedad que cada denuncia tiene su sustento técnico pues el informe supera las 40 páginas.