La captura de Ovidio Guzmán López, mejor conocido como «El ratón» o «El viejo»  integrante del clan «Los Chapitos», una facción del Cartel de Sinaloa integrada por hijos del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, alias «El Chapo», era solo prioritaria para el Gobierno de Estados Unidos.

Así lo recoge un despacho de la valiente periodista mexicana Anabel Hernández, en la agencia de noticias en español de Alemania, DW Actualidad.

En su nota, se señala que la captura de uno de los “chapitos”, no  era prioridad para el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pese al vergonzoso episodio ocurrido en octubre de 2019, cuando, tras su captura en Culiacán, AMLO ordenó directamente su liberación.

Así lo prueban más de 15 documentos de inteligencia de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) fechados entre 2017 y 2022, a los que tuvo acceso Hernández, gracias a la base de datos obtenida por Guacamaya Leaks en 2022.

En ninguno de los reportes de SEDENA elaborados del 2017 al 2022 aparece el narco júnior Ovidio Guzmán López como alguien relevante.

Aunque, tras la captura, el titular de la SEDENA, Luis Cresencio Sandoval, dijo que «El ratón» era líder de «Los Chapitos», a pesar de que en los documentos de la propia SEDENA aparece como dirigente máximo Iván Archibaldo Guzmán Salazar, hermanastro de Ovidio, y quien comanda la franquicia criminal de Joaquin Guzmán Loera, alias «El Chapo» (uno de los líderes del Cartel de Sinaloa, actualmente preso en EE. UU., condenado a cadena perpetua).

Pero sí Ovidio fue detenido el 5 de enero en la sindicatura de Jesús María, en Culiacán, la capital de Sinaloa, fue gracias a una orden de captura con fines de extradición, solicitada por una Corte Federal de Washington, no por una orden de captura emitida por el Gobierno de México por los crímenes cometidos en territorio nacional.

Y, aunque han pasado ya cuatro días de su captura, la Fiscalía General de la República aún no presenta cargos nacionales en su contra.

Fuentes de información de áreas de inteligencia del Gobierno de AMLO, a las cuales consultó la periodista mexicana,  señalaron que el exitoso operativo se llevó a cabo gracias al trabajo conjunto entre agentes del Gobierno de Estados Unidos y áreas confiables del Gobierno de México como el Centro Nacional de Inteligencia, con quien se ha logrado mantener un trabajo de colaboración, pese a los obstáculos del Gobierno de AMLO en la cooperación bilateral en materia de combate a los cárteles de la droga.

Incluso se afirma que agentes del Gobierno de EE. UU. estuvieron presentes en algún momento de la detención de Ovidio Guzmán López.

El Gobierno de AMLO ha negado cualquier tipo de participación del Gobierno de Biden, pero lo mismo hicieron con la captura de Rafael Caro Quintero realizada en 2022, y en un audio el propio detenido afirmó que en su arresto estuvo presente la DEA.

¿Quién es el detenido?

Ovidio es uno de los 4 hijos procreados por «El Chapo” y su segunda mujer, Griselda López.

Sus hermanos son Joaquín, Edgar y Griselda Guadalupe. Edgar fue asesinado en Culiacán en 2008 por sicarios de «El Chapo” en medio de una confusión, durante la guerra contra sus primos, los hermanos Beltrán Leyva.

Ovidio se convirtió en un blanco importante para el Gobierno de Estados Unidos, no porque fuera el líder de Los Chapitos. Distaba mucho de llegar a esa posición, que ocupa su hermanastro mayor Iván Archibaldo Guzmán Loera.

A pesar de que es importante para EE. UU., lo es como informante, no como líder

Es cierto que «El ratón» tenía junto con su hermano Joaquín Guzmán López una red de producción y distribución de marihuana, drogas sintéticas —el Departamento de Justicia le adjudica 11 narcolaboratorios de metanfetaminas— y cocaína.

Pero, en realidad, para el Gobierno de EE. UU., Ovidio es más importante por la información con la que cuenta de complicidades del Cartel de Sinaloa y operaciones de sus hermanos del 2016 a la fecha.

Por ejemplo, los amigables contactos y alianzas entre «Los Chapitos» con importantes integrantes y personas relacionadas con el partido oficial Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), el partido de AMLO.

Será quizá por eso que, de acuerdo a las fuentes de información, de la periodista, no tuvieron conocimiento del operativo ni AMLO, ni el gobernador de Sinaloa, el morenista Rubén Rocha Moya, ni Cristóbal Castañeda, Secretario de Seguridad Pública estatal de Sinaloa.

¿Un regalo de AMLO a Biden, o uno de Biden a AMLO?

Si como dicen los abogados de defensa de Ovidio, este se encuentra muy mal de salud, es posible que esa fragilidad sea un aliciente para llegar a un acuerdo con el Gobierno de EE. UU. y aceptar su extradición para, en poco tiempo, gozar de libertad.

Estaría copiando el camino que tomaron Vicente Zambada Niebla, hijo de Ismael Zambada García, alias «El Mayo”, el principal líder del cartel de Sinaloa, y su tío Jesús Reynaldo Zambada García, alias «El Rey”.

Vicente y «El Rey” se convirtieron en importantes testigos colaboradores del Gobierno de Estados Unidos y no solo revelaron algunas operaciones del Cartel de Sinaloa, sino también sus nexos con todos los niveles de Gobierno.

Algunos analistas afirman que la captura de Ovidio Guzmán López fue un regalo de AMLO para el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el marco de su primera visita oficial.

Pero, si lo que afirman las fuentes que consulté es correcto, podría tratarse de lo contrario: un regalo «sorpresa” de Biden para AMLO.

Para que el Gobierno de México pueda hablar de un golpe contundente al Cartel de Sinaloa, tendrían que detener a los hermanos Iván, Alfredo y Joaquín Guzmán, considerados como su facción más violenta.

Además tendría que desmantelar sus ejércitos clandestinos, cuyo líder es Néstor Isidro Pérez Salas, alias «El Nini”, y quienes tuvieron la fuerza de poner en jaque durante horas a Culiacán, así como poner tras las rejas al intocable Mayo Zambada. (rml)