Carmen Carrillo

Setenta y dos horas van a cumplir los sidoristas en la protesta por reclamos laborales pendientes. El gobierno hasta ahora sólo ha dado como respuesta una concentración de trabajadores en portón 1 de Sidor, junto al gobernador del estado, Ángel Marcano y los alcaldes de los tres municipios más importantes, Angostura del Orinoco; Caroní y Piar.

Pero una respuesta lógica, la referida a anclar el salario al dólar, reconocimiento de beneficios contractuales, entrega de los listines de pago y la incorporación de por lo menos 7 mil trabajadores que fueron enviados a su casas durante la pandemia y que no regresaron más nunca, esa aun no ha llegado por eso los trabajadores continúan en la calle.

Este miércoles, el gobernador Ángel Marcano junto al alcalde de Ciudad Bolívar, Sergio Hernández; Piar, la Tata García y de Caroní, Tito Oviedo, se dio un baño de popularidad, con gente que fue movilizada por estos tres alcaldes.

Tanto Sergio Hernández como Tito Oviedo, tienen a sus respectivos municipios muriendo a mengua; Ciudad Bolívar se ha convertido en un gigantesco barrio, con calles rotas, sin alumbrado público y sin servicios públicos básicos.

Mientras el alcalde Zamuro, que así llaman a Tito Oviedo, logró con el concurso de Fospuca, empresa privada propiedad de un empresario de apellido árabe y un importante dirigente del gobierno nacional, sacar a estos animales de la vía pública, luego de dos años.

La salida de los zamuros de la vía pública ha dejado aun más en evidencia como Ciudad Guayana se ha convertido en una ciudad fantasma donde es posible observar como después de las 2 de la tarde todo se paraliza en Puerto Ordaz y en San Félix. Por lo menos los zamuros estaban vivo y andaban por todos lados pero ahora ni eso.

Junto a esos próceres, Marcano y los autobuses con gente venida de Ciudad Bolívar; de Ciudad Guayana y de Piar, realizó una demostración de fuerza para que Nicolás Maduro vea que la fuerza la tienen ellos y el «guaguancó» también, como diría una de esas salsas que tanto le gustan al Jefe del Estado.

Para este jueves los trabajadores de las otras empresas básicas anuncian que se sumaran a apoyar a sus compañeros sidoristas; en Ferrominera Orinoco, un grupo de trabajadores salió a protestar frente al portón de la explotadora de mineral de hierro, el pasado lunes reclamando mejores salarios y el martes cuando intentaron ingresar a la empresa, descubrieron que estaban suspendidos.

En Bauxilum, en Los Pijiguaos, municipio Cedeño del estado Bolívar, los trabajadores portando su respectiva bandera se hicieron solidarios con los sidoristas, que precisan que no quieren tumbar el gobierno, quieren ganar sueldos decentes porque trabajan para eso.

Los sidoristas le piden a Nicolás Maduro que haga acto de presencia y escuche sus planteamientos. Los ciudadanos vía redes sociales se quejan de que tienen que pasar por trochas para salir de Ciudad Guayana porque el paso por la avenida Guayana que comunica a Ciudad Guayana con el resto del país está cerrada por los sidoristas que mantienen su protesta.

Los sidoristas en una demostración de que no quieren tumbar a nadie, permiten el paso de gandolas con alimentos, combustible y el paso de unidades médicas o de enfermos pero el resto debe salir y entrar por las trochas donde comienzan a denunciar que cobran una especie de peaje para circular.

En una nota de prensa de la gobernación de Bolívar, Marcano dijo “yo no desconozco el derecho de los trabajadores, pero les pedimos que respeten el derecho al libre tránsito de los ciudadanos. Estamos dispuestos a escucharlos, porque siempre hemos enfrentado todos los problemas”, dijo el Gobernador.

 

No se sabe si efectivamente los trabajadores dirigen ellos solos como responsables la protesta en Sidor; tampoco se sabe cuál es la logística para mantener hidratados y alimentados a quienes desde portón IV de Sidor mantienen la tranca; tampoco se sabe si «manos peludas» evidentemente chavistas porque la oposición en Ciudad Guayana está demasiado ocupada en intereses crematísticos, está detrás de la protesta para echarle a perder el «renacer» a Ángel Marcano.

Lo que si es cierto es que ese «renacer» debe estar sólo en la mente del primer círculo del mandatario regional; su mujer y su hijo porque la vida real, la de verdad, la que vive el guayanés día a día, es otra y hasta ahora no se ha visto ese «renacer» por ninguna parte.

Es como sí Rangel Gómez y Justo Noguera se hubieran hecho amigos y siguieran mandando y en verdad, ambos militares lo único que hicieron bien fue asegurar contar con una hermosa vejez.