Buenos Aires (Xinhua) — La Asociación Argentina de Botes Dragón realizó el domingo una competencia en el barrio capitalino de Puerto Madero, en Buenos Aires, para celebrar el Año Nuevo chino.

«La competencia de botes de dragón es una disciplina deportiva que data de 2000 años atrás en China y ha entrado a Argentina desde hace casi cinco años», destacó el encargado de negocios de la Embajada de China en la Argentina, Sun Yi, quien se mostró complacido de que «esta disciplina está ganando cada día más popularidad en Argentina».

«Hace cuatro años, la Asociación sólo tenía cuatro equipos y hoy se ha expandido hasta más de 50. Eso no solo refleja la difusión cultural, sino también el nivel de intercambio y cooperación deportiva entre China y Argentina», indicó Sun.

La competencia se llevó a cabo este domingo el dique 1 de Puerto Madero, donde se encuentra el Río de la Plata, a la altura de la calle Pierina Dealessi al 1.800, en el sur de la Ciudad.

Mauricio Kluge, atleta de la selección argentina de canotaje que remó en el equipo oficial de la Asociación, dijo a Xinhua que le gusta «compartir las costumbres y la cultura» de China.

«Admiro la tradición de la cultura china, en general, porque las costumbres no son fáciles de mantener por tanto tiempo y la verdad que son muy conservadores en eso y está muy bueno», destacó.

El deportista, de 27 años, manifestó que suele remar con atletas chinos y señaló que eso «siempre es muy bueno porque enseñan mucho su técnica y su tradición».

Por su parte, Carolina Berón (42), exremera y exentrenadora del equipo argentino de botes de dragón, quien también compitió, contó que descubrió esta actividad luego de retirarse del alto rendimiento.

«Post-pandemia, ya me había retirado del alto rendimiento y descubrí esta actividad a través de amigas que viven cerca de Puertos de Escobar y me invitaron a participar», precisó.

La deportista resaltó que «es un deporte donde se integran muchas personas de todo nivel deportivo y es una actividad que no es ni remo ni canotaje, es una actividad que complementa a los dos deportes».

“Entonces es bastante completo y lo que tiene de bueno es la hermandad que genera, porque es un bote que lo integran entre diez palistas más un timonel con un drummer, que es quien va tocando el bombo, y pueden llegar a competir hasta 22 personas», aseguró.

Berón sostuvo que «al principio era una actividad bastante recreativa, pero con el correr del tiempo, y al generar un poco más de difusión, está generando esta intriga también en los atletas de gimnasios, de crossfit, de deportes náuticos».

«No sólo es atractivo por la actividad en sí, sino que te remonta a esa parte histórica donde nuestras primeras civilizaciones humanas comenzaron a hacer esta actividad deportiva, y la verdad es que es atractivo», completó.

Según la Asociación, que cumple el cuarto aniversario de su creación, este «deporte en sí y la unidad y cooperación, el espíritu de lucha y los efectos culturales que conlleva son profundamente amados por el pueblo argentino».

El Año Nuevo chino se celebrará el próximo domingo 22 de enero y en esta oportunidad será representado por el Conejo.