Nota de Prensa.-DJM.-El diputado al consejo legislativo del estado Bolívar José Márquez, insiste en su denuncia contra el gobernador Ángel Marcano, por acaparar la gasolina para revenderla y favorecer en las gasolineras a los funcionarios de la gobernación y empresas.

Márquez dijo que insiste en su denuncia asegurando que el gobernador miente descaradamente a los guayaneses, especialmente cuando le tocan el tema de la gasolina, y ahora surten la gasolina solo dos veces a la semana.

Las pocas veces que surten, limitan la cantidad a veinte litros y he comprobado personalmente que las bombas a pesar de continuar con gasolina, cierran la venta de gasolina al público y es raro encontrar una gasolinera abierta después de las dos de la tarde, cuando un comunicado oficial, firmado por el general Julimen Ochoa Romero, comandante de la ZODI No.62, los obliga a estar abiertos hasta las ocho de la noche, dijo.

“En las morochas del paseo Caroní en Puerto Ordaz, para el gas cobran a los camiones treinta y veinte dólares a los carros pequeños”, denunció Márquez.

Hizo un llamado al general del Zodi, responsable de la venta de gasolina en Ciudad Guayana, para que cumpla lo escrito en el comunicado que emite y firma casi a diario para la venta de gasolina y supervise porque para el mediodía casi todas las bombas ya están cerradas, y con existencia de combustible en los tanques.

Esta situación está afectando gravemente la economía del estado y del país en dólares, cuando el salario es en bolívares, y veinte litros cuestan 400 bolívares, tres veces el salario mínimo, como también la recolección de desechos por Fospuca que lo facturan el dólares, igual en las notarías y registros donde todo es en petros y dólares, dijo Márquez.

El agravamiento que se cierne con el tema del combustible, imposibilita a mucha gente de ir a trabajar, porque si no hay combustible se paraliza la economía, como lo ha estado en estos últimos años en todos los sentidos porque una economía sin combustible no camina, no avanza, que ningún “Bolívar renace”, y el gobernador Ángel Marcano reconoce las nefastas gestiones de Rangel Gómez y de Justo Noguera en el estado Bolívar, aunado a la nefasta gestión que adelanta el propio Marcano, agregó.

Cree que el gobernador tiene la oportunidad de cambiar la situación actual de la venta de gasolina, eliminar el pico y placa, y que a pesar de no haber sido electo como gobernador, sino puesto a dedo después que defenestraron a Justo Noguera, tiene la oportunidad de reivindicarse con los habitantes de este estado, y dejar la desidia, olvidarse de los casinos y ocuparse de recuperar este golpeado estado.

El control de la gasolina, solo ha provocado que todo el mundo venda gasolina, y en cualquier comunidad se consigue a precios de hasta dos dólares por litro, mientras que los funcionarios de la gobernación de las empresas del estado y organismos compran gasolina todos los días, aunque no son sectores priorizados, señala .

Estas bombas priorizadas son los focos de corrupción de la venta de gasolina. La gasolina tiene que tener un valor justo, no unos valores fuera de estándar, porque los salarios que cobra la gente no alcanzan y no son otra cosa sino las bombas privadas del gobierno, insiste el parlamentario.

Aquí se violentas los derechos humanos porque ellos que están en esos puesto si adquieren al gasolina y el que no trabaja para el gobierno no puede surtirse de gasolina, pero solo favorecen a un pequeño grupo, dice.

Cuando ellos favorecen a ese pequeño grupo de empleados subsidiados, en esas bombas privadas del gobierno están los principales focos de corrupción y la reventa de gasolina en toda Ciudad Guayana y en el estado Bolívar, concluyó.