Una mujer y tres hombres fueron detenidos por el crimen de Anthony Enrique Torres Sequera (29), ocurrido el pasado 21 de diciembre en Cabudare, estado Lara.

De acuerdo a las redes sociales de Douglas Rico, director general del Cicpc, comisiones de la Coordinación de Investigaciones de Delitos Contra las Personas Barquisimeto, luego de un amplio trabajo técnico – científico lograron la ubicación y aprehensión de los autores materiales del asesinato.

Las investigaciones arrojaron que Anthony Torres Sequera fue fue contratado por Yudid del Carmen Mendoza Billón (28), apodada La Negra, quien bajo engaños le pidió que le reparara una lavadora.

Una vez Anthony ingresa a la  vivienda, la mujer le abre la puerta a Jesús Gregorio Giménez Vega (34), apodado Chuma, quien tiene registros por lesiones personales, violencia o resistencia a la autoridad, homicidio intencional y droga; José Enrique Escalona Moreno (28), apodado El Baby, con registros por robo genérico; y Andy José Meléndez Terán (29), apodado El Guaro (en fuga), quienes le propinaron una fuerte golpiza, dejándolo  moribundo.

Posteriormente, Yudid, le solicitó a su vecino Reinaldo José Crespo Terán (36), varios alambres para amarrar el cuerpo y sacarlo de la vivienda.

Reinaldo los ayudó a introducir el cuerpo en un Chevrolet, Caprice, placa 415A0AJ, de su propiedad, llevándolo hasta la parroquia José Gregorio Bastidas, municipio Palavecino, Cabudare, estado Lara, donde descienden del vehículo y le dan múltiples disparos.

Se pudo conocer que, el homicidio de Torres, fue ordenado por un hombre apodado El Niño, quien se encuentra en territorio extranjero, debido a que presuntamente Anthony Torres Sequera tenía una relación extramarital con la pareja de este,

Alias el Niño habría pagado mil 200 dólares por el “trabajo”.

Aún faltan por aprehender a Ana Gabriela Barragán Rosendo (32), cómplice de los hechos y quien también se encuentra en territorio internacional.

Durante la detención de los autores materiales del crimen, se recuperó el vehículo utilizado para trasladar el cuerpo; quedando a la orden del Ministerio Público.