Consumir vegetales previene la desnutrición

0
55
Antes era fácil conseguir estos alimentos

Aunque en materia de nutrición infantil no existen estadísticas actualizadas ni oficiales sobre el tema, hay dos factores que inciden negativamente en la alimentación saludable: el monetario y la disponibilidad de productos.
Sin embargo, el pediatra Carlos Luis Bruguera explica que el período fundamental para prevenir la desnutrición del niño es durante su gestación y sus dos primeros años. Se le denomina los 1.000 días críticos para la vida. “En esta etapa se produce el desarrollo básico del niño, por lo que la falta de una alimentación y atención adecuada genera daños físicos y cognitivos irreversibles que afectarán su salud y su desarrollo intelectual”, acota.
Por su parte, el Dr. Humberto J Gutiérrez, profesor titular de la Cátedra de Pediatría de la Facultad de Medicina (UCV), considera necesario promover y proteger la lactancia materna.
“No se justifica perder este recurso y que se sustituya por leche de vaca, que es costosa y actualmente escasa, sobre todo, las fórmulas infantiles. Debemos garantizar la lactancia materna como único alimento hasta los 6 meses de vida y mantenerla junto con otros alimentos mínimo hasta el año de vida y si es posible por más tiempo”, enfatiza.
Mientras que la nutricionista Jair Ugueto Morales subraya que se previene con una alimentación balanceada, con un aporte equilibrado de macro nutrientes y micro nutrientes.
Los niños deberían consumir tres comidas principales y dos meriendas. Estas deben incluir una porción de proteína por cada comida principal; carbohidratos complejos como pasta, papa, yuca, arroz, pan, frutas y vegetales. Las madres no acostumbran a darles vegetales a los niños, pero la mayoría de los micronutrientes, es decir vitaminas y minerales están en este grupo de alimentos, entonces es importante incluirlos en la dieta.
Los tres especialistas destacan que la desnutrición infantil no es sinónimo de extremada delgadez ya que hay niños gorditos que están desnutridos o malnutridos. Ugueto indica que la malnutrición se origina por la falta o desbalance en la ingesta de nutrientes: “Tal vez el niño consume suficientes calorías pero no tiene una alimentación balanceada, si solo come pasta (carbohidrato) pero no come ni carne ni pollo (proteínas), eso también se considera desnutrición”.
El hambre y la desnutrición son consecuencias de la falta de alimentos, “de la pobreza, la desigualdad y los errores en el orden de las prioridades”, como dice Kul C. Gautam, Director Ejecutivo Adjunto de Unicef.
Otras causas de la desnutrición infantil son condiciones patológicas en el niño que afecten la utilización de los nutrientes por su organismo, o se altere la absorción de los mismos, por trastornos metabólicos.
La desnutrición puede generar enfermedades que comprometan la actividad metabólica, que disminuyan el apetito o que aumenten las pérdidas de nutrientes como las infecciones, enfermedades gastrointestinales, inmunológicas, crónicas como las cardiovasculares, renales, diabetes, entre otras. EU