Pacientes con paludismo esperan el tratamiento tirados en el piso

0
59

Si es un invento que hay mucha gente con paludismo en Ciudad Guayana, son fantásticos como mentirosos los que aseguran sufrir escalofríos, tener fiebre y debilidad y por ello se dedican a hacer largas colas esperando conseguir el medicamento, cuyas dosis llegan pero no son suficientes.

Así pues los ambulatorios  y centros donde aplican el tratamiento parecen pequeños hospitales, con la diferencia que los enfermos están tirados en el piso de la calle ubicada enfrente de estos centros de salud.

A pesar de que toda la semana se conocen casos de personas que hacen largas colas en San Félix, en Upata, en El Callao, en El Dorado, el gobierno a través de la viceministra Moira Tovar, dice que de enero a octubre apenas hay 12 mil casos y sólo 37 muertos.

Seguramente esos 12 mil viajan por todo el estado como actores de circo, tratando de conseguir las dosis del tratamiento para completar una serie a fin de superar este mal, que de acuerdo al mosquito puede ser terrible y peor, teniendo la posibilidad el que tiene el mal peor, de terminar muerto.

Pero Hugo Lezama, en representación del Colegio de Médicos de Caroní, dice que hay más enfermos y muertos por paludismo de los que dice el gobierno pero no tiene como probarlo, por lo tanto no pasa de ser un comentario que el gobierno se apresura a desestimar con el argumento de que se trata de una campaña de apátridas.

De todos modos, sólo hay que ir al ambulatorio de Manoa, Vista Al Sol, al hospital Gervasio Vera Custodio,  al de El Dorado o Tumeremo para ver la larga fila de adultos, ancianos, mujeres embarazadas y niños temblorosos, algunos de pie, otros en el piso de la vía pública, esperando que la enfermedad pase sola, la muerte y en el último de los casos, el tratamiento.

Manoa

En los alrededores del centro sanitario de Manoa, acuden a diario más de 500 personas en busca de los medicamentos antipalúdicos, de acuerdo a las listas que elaboran los mismos pacientes.

En la entrada de Manoa, el escenario es una “humillación constante” para los enfermos de malaria que se trasladan desde la madrugada para ver si con “un poco de suerte” consiguen llevarse la medicina que solo es para tres días, según los pacientes.

Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) o de la Policía Municipal de Caroní custodian las entradas de los recintos de salud pública, mientras que cientos de personas casi inconscientes, esperan su turno.

De acuerdo a las declaraciones de los enfermos, en Manoa no entregan el tratamiento desde hace tres días.

Este martes, alrededor de 200 personas esperaban recibir los fármacos. Elí Díaz entra en el grupo, es madre de tres hijos con malaria, uno hacía la cola afuera con el décimo segundo día con fiebre.

Mientras que los otros dos jóvenes estaban en la sala de emergencia con temblores por la calentura.

 Vista al Sol

En el ambulatorio de Vista al Sol el escenario es el mismo. Hace tres días que no proveen medicinas y cientos de personas acuden a diario en busca de ellas.

A Carmen Salazar es la séptima vez que el paludismo le repite y lleva semanas buscando los fármacos preventivos.

En el dispensario se encontraba desde las 4 de la madrugada y eran las 11: 30 de la mañana sin que las autoridades médicas proporcionaran alguna respuesta de si entregarían el tratamiento.

Dentro del desespero, algunos decidieron irse a realizar su cola desde la 11 de la noche del día anterior.

 Más cifras

De acuerdo a un informe elaborado por la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología Nacional, el número de casos del estado Bolívar llega a los 206.240 desde enero hasta octubre. Con Inf. de EDG