Despedida pero seguimos

0
65
Las siguientes son unas líneas que uno nunca hubiera querido escribir, pero el respeto a los suscriptores, algunos de ellos personalmente conocidos, otros conocidos y otros también amigos, las hace obligatorias.

Tras casi dos décadas de existencia exitosa, este servicio informativo ya no será prestado más, al menos en la forma habitual y de compromiso comercial.

¿Cómo un servicio prestado exitosamente llega a su final? Dolorosa, pero fácilmente comprensible: es la consecuencia de una caótica situación, bien conocida por los suscriptores, pero que en el caso del servicio tiene una particularidad que comparto sin reserva.

  • He sido enemigo del copy-paste, un recurso al cual no he acudido sino en casos muy excepcionales y con justificación.
  • Por el contrario, la opción seguida ha sido el acceso directo a fuentes de la más alta calidad, unas veces en forma contrastante, otras complementaria, dando como resultado notas periodísticas de redacción exclusiva para los suscriptores del servicio.
  • Es un resultado muy enriquecido y netamente distanciado del copy paste, eventualmente presentado por otros como producción original. Me consta, con satisfacción, que los suscriptores lo aprecian así.
  • Por diseño, el servicio ha estado siempre dirigido a un universo muy reducido que, en su momento, todavía se redujo más, tras estatizaciones y por motivos fácilmente imaginables. Observación obligatoria: el Banco Central de Venezuela (BCV)nunca retiró su suscripción, a pesar contrastante criterio editorial del servicio.
  • El costo de las suscripciones de Sigla a medios informativos líder (The Wall Street Journal, Financial Times, etc…) se han mantenido en moneda extranjera; no así el precio de las divisas necesarias para adquirirlos, forzosamente, en el mercado “paralelo”.
  • El año en curso, 2017, ha sido comercialmente negativo, fundamentalmente por razones cambiarias.
  • Igualmente por razones cambiarias, las perspectivas para 2018 son tan negativas, que ni siquiera hemos facturado el servicio correspondiente, en la certeza de que, al imputar al costo el tipo de cambio paralelo, destrozarían los presupuestos de nuestra gente amiga.
  • No hemos encontrado ninguna alternativa viable.
No hay sentimiento de fracaso porque sabemos (o al menos así lo creemos) dónde está una falla que quisiéramos corregir pero está fuera del alcance. Si alguien tiene alguna idea que vaya más allá de nuestro entendimiento, bienvenida.

Con 47 años de ejercicio profesional del Periodismo, la meta de llegar a 50 sería formidable y es por ello que seguiré activo en algún proyecto. Si fuera pertinente, lo haría saber a mis amigos suscriptores, quienes no deberían extrañarse si siguen recibiendo algún despacho.

Hasta aquí llega el servicio, pero no hay despedida. Seguimos haciendo despachos. Seguimos en el camino.

Un abrazo para todos
V.J. Los Arcos Ayape