Ecuador rechazó reelección presidencial indefinida

0
32

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, agradeció hoy al pueblo y las instituciones por su participación en la jornada electoral y adelantó que “no volverán ya los viejos políticos”.


En un discurso que ofreció desde el palacio presidencial de Carondelet, en Quito, Moreno se mostró vehemente tras conocerse los primeros resultados escrutados del referendo y consulta popular celebrados hoy y que han obtenido el sí en las siete preguntas planteadas por el Gobierno, según un “recuento rápido” representativo.
Una de ellas, la que proponía la derogación de una enmienda constitucional para impedir la reelección indefinida de autoridades, que es la que menor rango obtiene con menos del 20 por ciento escrutado, ha sido interpretada como un intento de impedir que el expresidente Rafael Correa regrese al poder.
“No volverán ya los viejos políticos, tienen la obligación de renovarse”, dijo Moreno, interrumpido por aplausos y sin mencionar el nombre de ningún político en particular.
“Gracias por luchar contra la corrupción, no más políticas corruptas, gracias por incentivar a nuestros jóvenes a participar en política”, manifestó el mandatario también en alusión a la pregunta número uno del referendo, orientada a luchar contra la corrupción.
Moreno dijo que la jornada electoral había sido “de paz y una fiesta democrática”, y agradeció asimismo a los funcionarios del Consejo Nacional Electoral, de las Fuerzas Armadas, a los observadores internacionales, especialmente de la OEA y la Unasur, y a la ciudadanía por haber participado en el proceso.
“La consulta fue fruto de un amplio proceso de diálogo y hoy tenemos la respuesta”, sentenció.
Añadió que “todos estamos obligados a concretar este mandato sin ninguna demora” y adelantó que en los próximos 30 días la Asamblea Nacional (Parlamento) iniciará el trámite para poner en marcha la aplicación de las legislaciones respaldadas por el electorado.
La consulta popular fue anunciada en octubre por Moreno tras haber mantenido numerosos encuentros con agentes sociales, organizaciones políticas y grupos de toda índole y haber recibido las propuestas de la ciudadanía.
Sus detractores, principalmente simpatizantes de Correa, aducen que fue convocada de manera inconstitucional y que recoge preguntas que vulneran la ley ecuatoriana así como reglamento internacional.
La convocatoria es interpretada también por analistas políticos como un barómetro del apoyo que cuenta Moreno entre la población, teniendo en cuenta que Correa ha sido prácticamente el único dirigente que ha hecho oposición en contra del plebiscito, a menos de un año de que llegara al poder en elecciones presidenciales en abril.